KM / GTRES

Suegra nivel 10: la de Will Smith le dijo a su hija que se divorciara

CUORE.ES -

Jada Pinkett Smith ha vuelto a echar mano de su ya popular programa de entrevistas y confidencias emitido en Facebook, 'Red Table Talk', para ahondar en los entresijos de su larguísimo (y a veces algo conflictivo) matrimonio con Will Smith, quien también ha aparecido en algún que otro capítulo del espacio para complementar las sorprendentes cosas que cuenta su mujer y, de paso, escenificar la etapa de unidad que viven ahora.

Que no todo va a ser reñir.

Y teniendo en cuenta que nunca le ha temblado el pulso a la hora de expresarse sobre las horas más bajas de un amorío que se remonta a hace más de 20 años, resulta comprensible que Jada haya querido abordar ahora las reacciones que protagonizaron sus familiares más cercanos ante una de las crisis más fuertes experimentadas por la pareja, una que podría haber acabado en divorcio si hubiera seguido las recomendaciones de su propia madre, Adrienne Banfield-Jones.

"Me lo dijo con total naturalidad: 'Vale, ¿por qué no os divorciáis?' Y yo le contesté que la separación nunca podía ser una opción. Es que hemos creado una comunidad muy bella, hemos creado una familia maravillosa... Y en el fondo nos llevamos muy bien. La idea de romper todo eso que habíamos forjado entre los dos me parecía egoísta y nunca lo hubiera aceptado", ha explicado Jada sobre su matrimonio con Will, con quien tiene dos hijos, Jaden y Willow Smith.

Para ella, su matrimonio con su marido va más allá de la conexión puramente sentimental que existe entre ellos y de él depende en buena parte la estabilidad y el bienestar emocional de todos sus miembros (incluido su hijastro Trey, a quien Will tuvo con su exmujer Sheree Zampino, quien también pasó en una ocasión por 'Red Table Talk').

Por eso la actriz reconoce sentirse orgullosa de que Will y ella, a base de anteponer el interés de sus hijos al suyo propio o de buscar el ansiado equilibrio entre lo profesional y lo personal, haya podido superar todas las rencillas que han marcado sus más de dos décadas juntos.

"Jamás diré que ha sido fácil, pero una de las cosas que nos hacen especiales a Will y a mí es que siempre somos capaces de encontrar ese punto de equilibrio entre las necesidades de nuestra familia y las que tenemos nosotros mismos como artistas", ha sentenciado en el último capítulo de su programa.