Sergio R Moreno / GTRES

El coronavirus hace que Violeta vuelva al Mercadona (a pesar de su percance)

La 'influencer' vuelve a hacer la compra... Esta vez sin su perro, ¡y flipa con las estanterías vacías!

MAITE TORRENTE | CUORE.ES -

Después de la que lió hace unos días al entrar en un conocido supermercado con su perrete, Violeta Mangriñán (26) cruza de nuevo esas puertas... Es reincidente. Pero tranquilas, que no cunda al pánico, esta vez se dejó a Canela, su bonito pomerania, en casita y fue a llenar el carrito de la compra en soledad. Ni siquiera Fabio la acompañaba.

Y lo que prometía ser una jornada pacífica haciendo acopio de productos de primera (o segunda) necesidad, se convirtió en un alucine máximo, que diría Ylenia Padilla. ¿Por qué? Violeta se encontró con las estanterías del Mercadona prácticamente vacías y no salía de su asombro. Ya sabéis, la gente se ha vuelto loca y ha acabado con la existencia de comida... ¡y de papel higiénico! 

La extronista de 'MYHYV' nos lo enseñó todo en sus stories, para que no quedara duda. Y también aprovechó para mandar un mensajito envenenado a sus 'haters': "Por cierto, en el Mercadona de momento no me han vetado la entrada". Guiño, guiño... Por si no os habías enterado (cosa que dudamos porque te lo contamos hace unos días, pero bueno) Mangriñán ha recibido fortísimas críticas por lo de llevar el perro en el carrito del súper cuando está expresamente prohibido acceder al lugar con mascotas. Pero ella... a su bola. ¡No sin mi perrete! 

Y como en la vida de Violeta no puede faltar una polémica, se ha vuelto a pelear, y mucho, con Oriana Marzoli, a la que no soporta. Dice que está obsesionada con la televisión y la ataca sin piedad. "Está acabada, cuando antes lo asuma, mejor", ha dicho en 'Mujeres y hombres...'. La pelea subió de nivel cuando la venezolana acusó a su rival de haberle copiado el flequillo. ¡Oh, Dios mío, qué atrevimiento, qué escándalo. La española respondió con un zasca: "Vamos a pedirle todos los que llevamos flequillo perdón a Oriana".

Cómo está el patio...