Tom Hanks ayuda a un niño al que le hacen 'bullying' por llamarse Corona

Si es que es más majo que los euros.

CUORE.ES -

El actor Tom Hanks no ha tardado en ponerse en contacto con un chico australiano para mostrarle todo su apoyo y reconfortarle en su lucha diaria contra el acoso escolar que ha venido sufriendo últimamente, el cual solo se explica con una mera coincidencia ligada a la pandemia que padece el planeta.

Corona De Vries, como se llama el niño de ocho años, decidió escribir directamente al astro de Hollywood tras enterarse de que tanto este como su esposa, la también actriz Rita Wilson, habían pasado la cuarentena en Australia mientras se recuperaban de la infección del coronavirus. Además de preocuparse por el estado de ambos, el pequeño no dudó en contarle su problema y pedirle consejo.

"He visto en las noticias que tu esposa y tú os contagiasteis. ¿Estáis bien? Me encanta mi nombre, pero en el colegio la gente me llama 'el coronavirus'. Me entristece y me enfada mucho que otros niños me llamen así", reza un extracto de la carta que Corona envió al astro de Hollywood hace unos días.

Además de la celeridad con la que le ha contestado para hacerle sentir mejor, del enésimo gesto solidario del intérprete también destaca el regalo que acompañaba a su respuesta: una máquina de escribir de esas que Tom Hanks colecciona y atesora desde tiempos inmemoriales, la misma con la que escribió su misiva de vuelta y curiosamente de la marca Corona.

Por si eso no fuera suficiente, en la posdata de su entrañable texto Tom Hanks quiso recordarle, como dice una de las canciones más famosas de su dilatada filmografía y, concretamente, de la emblemática cinta de animación 'Toy Story', que siempre tendrá un amigo en él.

"Querido Corona, tu carta nos ha hecho sentir muy bien a mi esposa y a mí. Gracias por ser tan buen amigo, los amigos hacen que sus amigos se sientan bien cuando están pasándolo mal. Eres la única persona que conozco con el nombre Corona, como el anillo que rodea el sol, su corona. He pensado que esta máquina de escribir te corresponde a ti, úsala para escribirme otra vez. Posdata: ¡Hay un amigo en mí!", reza un extracto de su emotivo mensaje.