@tombrusse / INSTAGRAM

Tom Brusse ('LIDLT2') prefiere el 'sin pijama, sin pijama' de Sandra Pica y no el chándal de Melyssa

Hablando de vida sexual...

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Tom Brusse ('LIDLT2') no para de soltar perlitas por su boca y es que la última entrevista que ha dado para la revista Lecturas tiene tela para rato. Si ya te contábamos ayer que el marroquí confesó que su exnovia Melyssa se había intentado quitar la vida tras la ruptura... Ahora se ha puesto a hablar de su actual vida sexual con Sandra y cómo era esta en su antigua relación.

Primero Tom aclara el comentario que hizo sobre el chándal de Melyssa y por qué le molestaba tanto que esta fuese así vestida: "No entiendo por qué me llaman machista. Han dicho que lo soy porque dije que no quería que Melyssa fuese a cenar conmigo en chándal y bambas. Ella sabe a que tipo de restaurantes voy". Pero no a gusto con esta frase lapidaria, el marroquí sigue: "Cuando empezamos a convivir, vi que se pasó una semana con el mismo pijama".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Comfort first🤍🙌🏾 @outfitbook_

Una publicación compartida de Melyssa Pinto (@melyssapiinto) el

En chándal y punto.

Pero es que parece que el dichoso pijama ha traído mucha cola ya que el ahora novio de Sandra afirma que: "Melyssa y Sandra son incomparables. Me da seguridad, cariño... 'She's super hot'. Melyssa estaba todo el día en pijama y Sandra está todo el día desnuda". Pues oye, ya pueden tener una buena calefacción que sino la chiquilla se va a pillar un buen resfriado.

Entonces es en esta parte de la entrevista cuando Tom ya coge confianza y empieza a hablar de su vida sexual sin ningún tapujo. ¿Cuál es vuestro record sexual? Le preguntan... A lo que el responde: "Tres veces seguidas. lo hacemos cada día. Bueno, hace tres días no porque estaba un poco mal".

Espérate porque la cosa sigue ya que el marroquí confiesa que se acostó con Melyssa después de la hoguera de confrontación por pena: "Quede con ella para recoger mis cosas, subió a mi hotel, empezamos a hablar. Ella sabe manipularme. Melyssa gritaba y lloraba: "Tom quiero volver contigo". Se me partió el corazón. Empecé a llorar. Nos besamos. Nos acostamos. Después nos fuimos a cenar. Yo ahí estaba mal. Me di cuenta de que ya no sentía nada por ella, pensaba en Sandra. Cuando volvimos al hotel, ella quería quedarse conmigo, le dije que no, que necesitaba tiempo. No quería irse".