YOUTUBE

¿Qué hace Agoney en el 'robo' de la cuenta de Instagram de Thalía ('OT 2017')?

Siempre hay un tercero en discordia.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Esta chica no gana para disgustos. Ahora que (gracias al cielo) Thalía Garrido ha recuperado su cuenta de Twitter, van y le hackean la de Instagram. ¿No puede vivir tranquila esta triunfita o qué?

Por lo que parece no. El turco ha vuelto a hacer de las suyas, y ella misma nos ha informado mediante un comunicado, del que se ha hecho eco FórmulaTV: "Hola familia, he recuperado la cuenta de Twitter pero no puedo entrar en Instagram. Todo apunta a que ahora me han hackeado la cuenta de Instagram. Nada más publicar los dos stories me ha sacado directamente y ya no puedo entrar. Si veis cosas raras ya sabéis que no soy yo", reza esta información, en la que también ha tenido un hueco para agradecer a sus fans el apoyo prestado en esta movida: "Me habéis demostrado una vez más lo muchísimo que me queréis y os lo agradezco inmensamente".

Poco después, Thalía Garrido ha confirmado sus sospechas: "En efecto familia me han hackeado la cuenta de Instagram. Espero que todo esto se acabe de una vez. Por favor, os pido paciencia", y claro, la tensión se ha vuelto a disparar entre sus 'followers'. Pero, ¿qué mal ha hecho Thalía al 'hacker' turco este?

Buena pregunta, tal vez, si supiéramos turco, podríamos habérselo preguntado, y es que, ni corto ni perezoso, el ladrón de redes sociales ha hecho un directo desde el Stories de Thalía. Lo mejor de todo ha sido cuando Agoney, su compi de Academia, ha compartido el directo con el turco para preguntarle si es "gilip*llas" y para decirle otra frase: "No te da 'pa' más, mi niño". ¿Qué crees que ha hecho el 'hacker'? Contestar en turco (a saber qué) y sonreír.

Mientras tanto, Thalía estará intentando arreglar este nuevo robo y, viendo lo rápido que se las ha arreglado para recuperar su cuenta de Twitter, no dudamos que todo vuelva a la normalidad en unas pocas horas... Tú no hagas zapping, que lo mismo volvemos a tener una aparición del turco, ¿pidiéndole un rescate?

Juan Antonio Pérez / GTRES