Jordan Strauss / GTRES

El novio de Taylor Swift habla (pero no) de ella

Eso es regatear con maestría.

CUORE.ES -

La discreción ha sido la tónica que ha definido la última relación de Taylor Swift (29) y, de hecho, su noviazgo con Joe Alwyn solo vino a confirmarse por un 'despiste' en Instagram cuando los dos publicaron una fotografía muy similar posando frente al mismo cactus por separado.

En esa misma línea, el actor británico se ha negado a pronunciarse acerca de su famosa chica durante la gira promocional de la película 'La Favorita', en la que curiosamente comparte reparto con una de las amigas más antiguas de su novia en el mundo del entretenimiento, Emma Stone. Su talento para evitar las preguntas acerca de la cantante o contestar con generalidades resulta envidiable y le ha hecho ganar una fama de persona que cuida al límite su intimidad que no le gusta del todo.

"No creo que lo seamos mucho más que cualquier otra pareja", afirma el actor en una entrevista a Mr. Porter acerca del hermetismo que rodea su vida con Taylor, con la que sale desde mayo de 2017, comparando su situación con la de cualquier otra persona pública o anónima. "No creo que alguien que acabaras de conocer en la calle estuviese dispuesto a contarte todos sus secretos... Entonces, ¿por qué debería hacerlo yo? Pero resulta que esa actitud la quieren definir como 'desconcertantemente privada'. De acuerdo, aunque yo no creo que lo sea. Me parece de lo más normal".

Se ve que Joe no estuvo muy al tanto de las anteriores relaciones de Taylor, incluyendo las muy mediáticas, como las que mantuvo con Calvin Harris y Tom Hiddleston.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Joe Alwyn (@joe.alwyn) el

 

Si bien Joe sigue sin animarse a realizar ningún comentario sobre su relación sentimental, lo cierto es que los dos han comenzado a relajarse notablemente en público y ambos coincidieron en la gala de los Globos de Oro, en la que ella apareció por sorpresa para presentar un premio y tras la gala acudieron a una de las fiestas posteriores. Aunque llegaron por separado, una vez dentro no tuvieron reparo en dedicarse carantoñas y charlar con varios de los presentes con total naturalidad.