Juan Jose Ubeda / GTRES

Empezó bien pero... Tamara está hasta el 'Gorro' de la cuarentena

Ella misma lo ha contado.

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Cuando empezó todo el tema del coronavirus en nuestro país, una de las primeras familias de 'celebs' afectada fue la de Tamara Gorro y Ezequiel Garay. Pero oye, la 'influencer' se lo tomó con mucha filosofía, organizó planazos en casa para superar el confinamiento (por cierto, aquí tienes nuestras propuestas) y se lo montó estupendamente. Lo malo es que con los días el ánimo ha ido decayendo y ahora mismo lo está pasando un poco 'regulín'.

Lo más duro de todo es estar solita. Eso es. Pese a que ambos tienen una familia maravillosa, están aislados los unos de los otros. El futbolista dio positivo en la enfermedad y se tuvo que encerrar en una habitación para no contagiar a sus seres queridos. A continuación la pareja decidió que lo más responsable era mandar a sus hijos a Madrid, con los abuelos maternos, para que no estuvieran en casa.

Al principio Tamara organizó cenas virtuales con su chico (por videollamada), se entretenía con sus cosas, pero ahora ha tenido que alejarse de las redes sociales porque tiene un poco de ansiedad. ¿Será por la soledad? Probablemente, y por los miedos que le asaltan la mente. Como le está pasando a mucha gente. Pero ella, que es un personaje público, ha recurrido a las redes para disculparse y explicar qué le está pasando.

Y lo ha hecho publicando una fotografía, tristona, de su situación actual junto a un textito que dice así: "Familia virtual. Perdonad que hoy no esté por aquí tampoco. La noche del domingo comencé a encontrarme mal", pero no por coronavirus, tranqui. "Ayer no podía tenerme en pie y hoy tampoco" explica.

 

 

Y sigue así: "Muy cansada y la sensación de falta de aire, como si tuviera ansiedad" ¿tendrá? Pues es muy probable. "Quizá el encierro de estos días y toda la situación provocó esa angustia". Es que... ¡Ojito! Esto se ha vuelto muy serio en unos pocos días... Y las novedades y noticias sobre el tema nos tienen en vilo.

Pero ella ha encontrado una solución: "Lo que voy a hacer es lo siguiente: tranquilizarme, dar el descanso que el cuerpo me pide e ir viendo mi evolución. Estoy segura de que en unas horas estoy como nueva dando guerra". Pues eso esperamos Tamara, y aquí estaremos para contar tu súper recuperación. ¡Te queremos de vuelta!