Frank Micelotta/PictureGroup / MEGA / GTRES

El pastizal que ha cobrado Beyoncé por su documental

¡Quién lo pillara!

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Al contrario que Adele (cantante que acaba de anunciar su divorcio con el hermetismo que la caracteriza), Beyoncé (37) es una de las artistas más transparentes y sinceras en lo que se refiere a su vida privada. La diva nunca ha tenido reparos en mostrar a través de sus canciones y vídeos los baches que la vida ha puesto en su camino y, siguiendo los pasos de Lady Gaga, ha lanzado su propio documental en Netflix.

'Homecoming', que así se llama la primera de tres entregas que tiene previsto estrenar en dicho canal, ha batido todos los récords de visionados y, atentos ahí, porque acaba de revelarse el suculento trato económico al que llegó la diva con la plataforma televisiva. Beyoncé se ha llevado a casa (o bueno, a su banco), la nada despreciable cantidad de 60 millones de dólares

Exacto. Y mejor no lo pasamos a euros porque es más dinero. Así que nos quedamos todos tranquilos y no echamos más cuentas de las necesarias. Pero claro, es que quien algo quiere algo le cuesta. El hecho de que Beyoncé desnude su alma en este documental tiene un precio. O a ver si os creéis que las mansiones de la cantante se pagan solas. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Beyoncé (@beyonce) el

Una cifra por la que Beyoncé ha decidido desvelar las tremendas dificultades que sufrió cuando se quedó embarazada de los gemelos: "Mi cuerpo pasó por más de lo que sabía que podía. En el útero, el corazón de uno de los bebés se paró un par de veces, así que me hicieron una cesárea de urgencia. Se suponía que debía hacer Coachella el año anterior, pero me quedé embarazada de forma inesperada. Y terminaron siendo gemelos, lo que fue aún más sorprendente", asegura.

No solo eso. La cantante también ha desvelado que llegó a pesar 98 kilos y que le costó muchísimo volver a estar en forma: "Tuve que reconstruir mi cuerpo. Me llevó un tiempo sentirme lo suficientemente segura como para dar todo de mí. Gran parte de la coreografía de mis espectáculos son sentimientos, por lo que no es tan técnico, es tu propia personalidad lo que le da vida al show. Eso es difícil cuando no te sientes tú mismo". 

Sin embargo, y aunque le costó, superó este difícil momento: "Al principio, mi cuerpo no estaba conectado internamente. Mi mente no estaba allí. Mi mente quería estar con mis hijos. Lo que la gente no ve es el sacrificio. Hubo días que pensé que nunca más volvería a ser la misma. Ni físicamente, ni mis fuerzas ni mi resistencia serían las mismas".