sofia_suescun / INSTAGRAM

Sofía Suescun tiene un problema con la ducha: ¡no puede parar de hacerse fotos!

Sin ropa, claro.

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Si Sofía Suescun (23) fuera un animal sería, sin duda, uno de agua... ¿Un pez? ¿Un delfín? ¿Un cangrejo? Na, el último imposible, le sobraría el caparazón. La cosa es que como es una humana a la que le gusta estar a remojo pasa un montón de tiempo en la ducha, bajo el agua, sin ropa, claro. No nos lo estamos inventando, tenemos pruebas: ¡todos los posados mojados que regala a sus fans!

En serio, tiene un problema con la ducha ¡no deja de hacerse fotos!

Esta parte del w.c es su photocall favorito, y podemos demostrarlo. Refresquemos la memoria: a principios de mayo de 2020, en pleno confinamiento, a falta de una bañera en su baño se tira al suelo de la ducha y posa a lo 'muñeca Barbie'; a finales de 2019 desveló que el frío le cambia el carácter, ella es de sangre caliente y de bañeras (con espuma); y lo mismo le da posar por delante que por detrás con su 'cucú', siempre y cuando sea en la ducha.

En fin, mayo le ha servido de inspiración en su nueva publicación y ha compartido un 'selfie' en 'cenital' (desde arriba) mientras deja que el agua caiga sobre su cuerpo (censurado por ella misma con dos rayas negras) con los ojos cerrados. En el texto que acompaña al 'post' ha tirado de refrán: "Agua de mayo, del cielo cae el milagro".

Pero casi mejor te dejamos por aquí la imagen para que la veas tú mismo:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Agua de Mayo, del cielo cae el milagro. @bepanthers

Una publicación compartida de SOFIA💫 (@sofia_suescun) el

 

Aunque en realidad, ahora que lo pensamos, tampoco le importa trasladar este tipo de posados a cualquier parte. También es muy de quitarse la ropa en la playa o en el salón de su casa (saltándose, siempre, la censura con estrategias de nivel experta) y plasmándolo siempre en su cuenta personal de Instagram.

Puede que este sea el motivo por el que la vimos en un vídeo que se filtró en las redes devolver la ropita que, supuestamente, se había puesto en los platós. ¿Te acuerdas?