Daniel Gonzalez / GTRES

El escote de Sofía Suescun pone de uñitas a sus 'haters'

Ya estamos... 

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Está claro que Sofía Suescun (23) no deja de sorprendernos. Cuando no está presumiendo de amor con Kiko Jiménez (y de estilismos a dúo), está en la ducha, su parte favorita de la casa para realizarse instantáneas y, por si no nos creéis, refresquemos un poquito la memoria.

 A principios de mayo de 2020, en pleno confinamiento, a falta de una bañera en su baño se tira al suelo de la ducha y posa a lo 'muñeca Barbie'; a finales de 2019 desveló que el frío le cambia el carácter, ella es de sangre caliente y de bañeras (con espuma); y lo mismo le da posar por delante que por detrás con su 'cucú', siempre y cuando sea en la ducha.

Dicho esto, continuemos con el tema que nos ocupa hoy: ¿qué está pasando en Instagram que se ha puesto la gente nerviosita? Porque no os creáis que ha sido solo Adara Molinero la que ha tenido una polémica recientemente en Instagram... No, no. Resulta que Sofía Suescun se puso toda guapa para ir a trabajar y algunos seguidores quisieron criticarla por una de las fotos que había subido. 

Para poneros en antecedentes, os diremos que en la primera se ve el look y en la segunda se ve un detalle del colgante que lleva en el cuello. Y es en esta última donde le han llovido los comentarios negativos. Dentro imágenes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ha ganado el blanco! 😙 Os espero a las 22:00 en el gran estreno de @lacasafuerte_tv @telecincoes

Una publicación compartida de SOFIA💫 (@sofia_suescun) el

Efectivamente, amigos, los 'haters' de Sofía ya empezaron a decirle que si para hacerse una fotografía así que para eso que posase desnuda y que patatín y que patatán. Total, que desde aquí les decimos a todos esos 'haters' que ya está bien de meterse con los Instagrammers si no os gustan sus fotografías. Esto es muy fácil, ¿no te gusta? ¡No los sigas! Mira tú, qué sencillo. De nada. Porque mira, no vamos a perder el tiempo dando lecciones de que cada uno hace lo que quiere y cuando quiere. Que ya es darle vueltas a lo mismo de siempre.