O'Connor / GTRES

Lo del riñón de Selena Gomez tuvo sus complicaciones

Menos mal que todo salió bien.

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Aunque cuando nos enteramos de lo del trasplante de riñón de Selena Gomez (26) ya todo había pasado, ahora, gracias a su amiga y donante Francia Raísa nos hemos enterado de que no fue una operación fácil: ¡Selena casi muere por una complicación en el quirófano!

En una aparición en TRL ha sido donde Francia Raísa ha vuelto a pronunciarse sobre la operación a la que ambas se sometieron para salvarle la vida a su "hermana", como ella la llama, y resulta que no todo fueron rositas... "La recuperación fue difícil", ha explicado Francia, quien "no quería comer, ni beber nada", pero eso no fue lo peor: "Selena además tuvo una complicaciónUnas horas después de nuestra cirugía, me desperté y recibí un mensaje de texto que decía: 'Tengo mucho miedo'", y es que al trasplantar el riñón de Francia, una arteria de Selena se rompió, y esto requirió una "cirugía de emergencia obteniendo una vena de su pierna para construir una nueva arteria y mantener al riñón en su sitio", explica la también actriz, que sostiene que Selena "podría haber muerto".

Francia, quien ocupa ahora el papel protagonista en la exitosa serie 'Grown-ish', también ha confesado cómo en el momento posterior a la operación, ambas pasaron por "una depresión", y es que conociendo que no todo pudo haber salido bien, normal. Por suerte, la medicina hizo de las suyas y a día de hoy lo único que le duele a Selena Gomez es que Justin Bieber haya pasado página. Pero bueno, eso lo curará el tiempo.

Chris Pizzello / GTRES

Lo que está claro es que Francia Raísa merece un Billboard y todos los premios del mundo, por plantarle cara de esta forma a la situación y no pensarse ni un segundo someterse a la cirugía. En la misma entrevista, ha contado cómo se dijo a sí misma: "Me haré las pruebas", nada más enterarse de lo urgente de la situación para Selena. Y el momentito tuvo que ser duro también... "Me estaba preguntando cómo me había ido el día y cogió una botella de agua de la nevera e intentó abrirla y no pudo. Luego la tiró al suelo, y ella también se tiró llorando. Yo reaccioné con un '¿Qué pasa contigo?' y ella me dijo: 'Necesito un nuevo riñón. No sé lo que voy a hacer, la lista de espera es de siete a diez años'", recuerda la actriz.

Gracias al cielo, Francia estuvo ahí para su más que amiga, compañera de vida (y de riñón ahora) y "hermana", y hoy todo queda en una anécdota que contar y en una cicatriz para nunca olvidar tan tierno gesto.

selenagomez / INSTAGRAM

¡Os queremos, chicas!