GTRES

Selena Gomez confiesa que sufre trastorno bipolar

Ha decidido hacerlo público ahora.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Selena Gomez (28) lleva luchando desde hace años con bastantes problemas de salud de los que ahora parece estar muchísimo más recuperada. No obstante, es cierto que la cantante ha dedicado muchos meses de su vida a cuidarse y a buscar ayuda profesional para saber de una vez por todas lo que le pasaba.

Así pues, y en medio de esta crisis sanitaria mundial que estamos viviendo por la pandemia del coronavirus, Selena Gomez ha charlado de manera virtual con Miley Cyrus (27) y ha terminado confesando que fue diagnosticada con un trastorno bipolar tras visitar el McLean Hospital, una de las mejores instituciones de salud mental que hay en los Estados Unidos de América.

En una conversación de lo más sincera, la que fuera chica Disney le ha explicado a Miley que aprender en profundidad sobre las enfermedades mentales le ayudó a comprender mejor por lo que estaba pasando y a no tener miedo de ello. "Cuando te informas sobre algo, es ahí cuando dejas de tenerle miedo", ha confesado poniendo un bonito ejemplo de su infancia.

"Cuando era pequeña, le tenía miedo a los truenos así que mi madre me compró un montón de libros sobre las tormentas y me dijo que cuanto más supiese sobre algo, menos miedo le tendría. Y funcionó. Así que entender y aprender sobre lo que me pasaba fue algo que me ayudó un montón", ha asegurado en 'Bright Minded', unos vídeos que Miley Cyrus está grabando desde su casa y con los que pretende que nos quedemos en casa (nunca mejor dicho) a la vez que nos mantenemos entretenidos.

De hecho, fue en septiembre de 2019 cuando dicho hospital homenajeó a la cantante, quien había acudido un año antes en busca de ayuda: "Estaba perdida, no sabía cómo hacer para encontrarme mejor y fue, sin lugar a dudas, uno de los momentos más duros de toda mi vida. Busqué apoyo y los médicos pudieron darme un diagnóstico claro (el que ahora nos ha desvelado). En el momento en que recibí esa información, me sentí aliviada y aterrorizada a partes iguales. Aterrorizada porque ya tenía un nombre, pero aliviada de saber por qué había sufrido tantos años con depresión y ansiedad".