SH/Splash News

Del problema físico al mental: Sarah Hyland y su pensamiento suicida

Valiente: por vivir lo que vive y por contarlo.

CUORE.ES -

A lo largo de la última década Sarah Hyland se ha pronunciado en varias ocasiones acerca de los problemas de salud que le han obligado a someterse a dieciséis intervenciones (seis de ellas en poco más de un año), pero hasta ahora no había hecho público que en 2017 tuvo que someterse a un segundo transplante de riñón después de que el que le había donado su padre en 2012, cuando acababa de cumplir los 21 años, empezara a fallar.

"Hicimos todas las pruebas y probamos todos los tratamientos posibles para intentar salvar ese riñón, pero básicamente me dijeron que era como una casa que se hubiera incendiado: no puedes des-quemarla. Ahí fue cuando me di cuenta de que era un problema real y empecé con la diálisis, porque todo se había ido al traste", ha revelado ahora Sarah en una entrevista a la revista Self sin poder contener las lágrimas mientras habla de las secuelas emocionales que le ha dejado su enfermedad crónica.

Entre febrero y octubre de 2017 la actriz estuvo acudiendo a diálisis al mismo tiempo que rodaba la serie que le dio la fama, 'Modern Family', hasta que ese verano le informaron de que su hermano era compatible y podía ser su nuevo donante.

"Cuando alguien a quien se supone que tú deberías cuidar, como un hermano pequeño, quiere darte una tercera oportunidad, da mucho miedo porque no quieres fallarle. Sentía mucha presión para asegurarme de que funcionara", ha reconocido Sarah, quien a sus 28 años, que también padece endometriosis.

El mayor temor que tenía era "fallarle" a su hermano como creía que le había fallado a su padre e incluso llegó a pensar en quitarse la vida en el momento de mayor desesperación.

"Estaba muy deprimida. Durante una larga temporada llegué a contemplar la posibilidad de suicidarme. Había soportado 26 años siendo una carga constante, necesitando que me cuidaran y me atendieran porque siempre he tenido problemas de salud y es devastador para cualquiera, te hace sentir inútil", ha confesado.

A día de hoy Sarah está recuperada y su pronóstico es muy positivo, y no permite que su enfermedad o su larga lista de problemas de salud defina quién es.

"Creo que el amor es lo más importante del mundo, la salud también, por supuesto, pero el amor te ayuda a superarlo todo. Eso es lo que me permitió seguir adelante", ha resumido.