rosaliavt / INSTAGRAM

(Madre mía) Rosalía ha regalado sin querer la foto fetichista que valdría miles de euros

Pies, ¿para qué os quiero? Pues para sacar dineros. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Mira que nos lo han dicho veces: ¡hay que tener cuidado con Internet! Todo lo que se publica se queda ahí para los restos y puede que sin tú saberlo haya quien se esté aprovechando 'malamente' de alguna de tus fotos. Algo parecido le ha pasado a Rosalía (27), que madre mía las que lía (sin querer, eso es verdad). La cantante se animó a hacer en stories una ronda de preguntas y respuestas sin saber que un gesto normal y corriente se iba a viralizar en la red. Nunca, NUNCA, enseñes una foto de tu pie o... Acabará en una web para fetichistas. 

Y ya no solo eso, es que además... ¿Qué necesidad hay de enseñar los pies? ¿Acaso no suelen ser la parte más feucha del cuerpo? Claro que, si por enseñarlos te llevas una pasta... ¡Benditos sean! 

Bienvenido al mundo real, rey. 

Esto lo decimos porque en cuanto Rosalía compartió la foto de sus piececillos para contar que calza un 39, se empezó a especular con que esa foto podría valer miles de euros porque hay mucho fetichista de pies como te decíamos, que pagaría por verlos. Muy fuerte...

Y sin ella imaginárselo, la ha regalado. El stories ha terminado en una web de pies llamada Wikifeet y está al alcance de todo el que quiera verla. Sí, como lo lees... 

Rosalía, así no nos salen las cuentas, eh... Pero ojo que no es la única famosa. Hay mucho amigos de lo ajeno que se hace con las fotos de famosos y famosas y las sube a este tipo de sitios. Si echas un ojo verás que los pies de la catalana no son los únicos que rondan por ahí.  Una cosa os vamos a decir, no os vengáis ahora arriba y empecéis a compartir por ahí fotos de vuestros pezuños... 

Pero no todo ha sido 'malo' en esa ronda de preguntas, además de ver bien de cerca los pies de la cantante y ver que no hay ni una dureza y tiene la manicura perfecta, ella misma nos ha dado un truqui para que no le hagan daño las zapatillas. 

¡Qué generosa está!