SWNS / Splash News / GTRES

¿Está pensando Leonardo DiCaprio en sentar la cabeza?

Que sea con nosotras, por favor.

CUORE.ES -

El currículum sentimental de Leonardo DiCaprio (44) está repleto de romances que comparten un denominador común: el aspecto físico y la profesión de sus parejas. En el pasado la estrella de Hollywood ha compartido su vida durante períodos de tiempo más o menos extensos con modelos como Gisele Bundchen o Bar Refaeli y, pese a que los años pasen para el actor, sus novias siguen siendo invariablemente veinteañeras.

La última en sumarse a esa larga lista fue Camila Morrone, una joven aspirante a actriz y modelo que hasta hace poco era además la hijastra de Al Pacino: su madre, Lucila Sola, mantenía desde hace más de un lustro una sólida relación con la leyenda del cine que, tristemente, finalizó hace solo unos meses.

Leonardo y Camila pasearon su amor por medio mundo a lo largo del pasado verano, en ocasiones acompañados de la madre de la joven y del propio Al Pacino, con quien el actor comparte reparto además en su próxima película, 'Once Upon a Time in Hollywood', y su noviazgo ha conseguido superar la prueba del tiempo pese al escepticismo generalizado que veía su diferencia de edad de más de dos décadas -ella tiene 21 años- como un problema. De hecho, hace tan solo unos días los dos acudieron juntos al partido que enfrentaba al Paris Saint-German y al Liverpool en la capital francesa durante el que no pararon de dedicarse carantoñas.

"Ahora ya es más maduro y es capaz de pensar a largo plazo", apunta una fuente en declaraciones al portal E! News, en las que descarta sin embargo que él se anime a dar un paso más para formalizar su situación.

En esta ocasión, el motivo por el que no se barajaría la idea del matrimonio o al menos un compromiso no sería la reticencia del intérprete a sentar cabeza, sino el hecho de que él tiene muy presente que su chica aún es muy joven y se encuentra en un momento vital completamente diferente al suyo.

"Va muy en serio con Cami, desde hace un tiempo, pero el matrimonio no es algo que esté todavía en su horizonte. Está feliz con las cosas tal y como están, y está más comprometido con ella, pero no piensa demasiado a largo plazo", apunta esa misma fuente al mismo tiempo que señala que, aunque no suenen campanas de boda, se trata de una de las relaciones más serias que se le conoce a DiCaprio en mucho tiempo.