Kirsty Wigglesworth / GTRES

Por fin el Príncipe Harry dice 'esta boca es mía' y habla de su salida de la familia real

Meghan Markle le aplaude desde Canadá. 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

La salida de Meghan Markle (38) y Príncipe Harry (35) de la familia real está siendo sin duda el cotilleo del año. Los Duques de Sussex han empezado el año fuertecito y con bombazos que aún siguen retumbando en las paredes de Buckingham Palace, aunque la reina les haya dado vía libre para salir pitando. Son muchas las teorías que están circulando al rededor de esta decisión tan fuerte, teorías y rumores sobre cómo van a vivir a partir de ahora los Duques. La independencia les sale a pagar, pero estamos seguras que con la de ofertas que le están saliendo a Meghan, muchos problemas no van a tener. 

Y con todo este lío, entre tanta conjetura, Harry ha salido a decir esta boca es mía y a explicarse. Lo ha hecho en un acto benéfico en Londres y bien alto y claro: "Antes de comenzar, tengo que decir que solo puedo imaginar lo que habéis escuchado o leído en las últimas semanas… Así que quiero que escuchéis la verdad de mí, cuanto pueda compartir, no como Príncipe o Duque, sino como Harry, la misma persona que muchos de vosotros habéis visto crecer en los últimos 35 años, pero desde una perspectiva clara”. Y sigue: “El Reino Unido es mi hogar y el lugar que amo. Eso nunca va a cambiar. He crecido sintiendo el apoyo de muchos de vosotros, y he comprobado cómo habéis recibido a Meghan con los brazos abiertos, mientras me veíais encontrar el amor y la felicidad que he deseado toda mi vida. Finalmente, pillaron al segundo hijo de Diana, ¡hurra!” 

"También sé que me habéis llegado a conocer lo suficiente durante estos años, como para confiar en que la mujer que escogería como esposa tendría los mismos valores que yo. Los tiene, y es la misma mujer de la que me enamoré. Los dos hacemos lo que podemos para enarbolar la bandera de este país y cumplir con nuestro papel en él con orgullo. Cuando Meghan y yo nos casamos, estábamos emocionados, esperanzados y estábamos aquí para servir. Por estas razones, me da una enorme tristeza que hayamos llegado a esta situación. La decisión que hemos tomado de dar un paso atrás, no ha sido a la ligera. Han sido muchos meses de conversaciones, tras muchos años de retos. Y sé que no siempre lo hemos hecho bien, pero llegados a este punto, no había otra opción”. 

Vamos, que lo tenían todo bien pensadito y atadito. 

"Lo que quiero dejar claro es que no estamos huyendo, y no estamos realmente escapando de vosotros. Nuestro deseo era continuar sirviendo a la Reina, la Commonwealth y mis asociaciones militares, pero sin financiación pública. Desafortunadamente, no ha sido posible. Lo acepto, sabiendo que no cambia lo que soy o cómo de comprometido estoy. Pero espero que esto os ayude a entender lo que tenía que ocurrir, que tendré que sacar a mi familia de un lugar que siempre he conocido, para dar un paso en lo que espero que sea una vida más tranquila. Nací con esta vida, y es un gran honor servir a mi país y a la Reina. Cuando perdí a mi madre hace 23 años, me acogisteis. Me habéis cuidado durante mucho tiempo, pero los medios son una fuerza poderosa, y mi esperanza es que un día nuestro apoyo colectivo y mutuo pueda ser más poderoso, pues es más grande que uno mismo”.

Y para rematar: "Ha sido nuestro privilegio serviros y continuaremos con una vida de entrega. Ha sido también un privilegio conocer a muchos de vosotros y vuestra emoción por la llegada de nuestro hijo Archie, que vio la nieve por primera vez el otro día y ¡pensó que era increíble! Siempre he tenido el máximo respeto por mi abuela, mi comandante en jefe, y estoy increíblemente agradecido a ella y al resto de la familia, por el apoyo que nos han prestado a Meghan y a mí en los últimos meses. Seguiré siendo el mismo hombre que lleva consigo a su país y dedica su vida a apoyar las causas, organizaciones y comunidades militares que son importantes para mí. Juntos me habéis educado para la vida. Y este papel me ha enseñado más acerca de lo que está bien y es justo de lo que podía haber imaginado. Estamos haciendo un salto de fe (gracias por haberme dado el coraje de dar el siguiente paso)". 

¡Bien dicho, Harry!