Dimitrios Kambouris / GETTY

UUPS!! El Photoshop vuelve por Navidad a la postal de Kim Kardashian

Pillada de nuevo. 

MIRIAM PRIETO | CUORE.ES -

Hace unos días, la prota del 'Klan', Kim Kardashian (39), compartió en sus redes con todos sus seguidores la tradicional postal navideña con su marido Kanye West (42) y sus 4 retoños, sin hermanas ni sobrinos esta vez. La foto es de lo más cuqui y sencilla (para ser Kim), pero había algo raro en ella y los 'followers' no tardaron en darse cuenta (y no no era el meme de Chenoa con el chándal). 

Parece que la empresaria ha sido de nuevo pillada con las manos en la masa, y esta vez ha reconocido por su propia voluntad que sí, que ha recurrido al Photoshop para la foto de Navidad. Ya vimos para la foto de Halloween cómo incluyó a su hija Chicago con Photoshop y esta vez no ha dudado en hacer lo mismo para añadir a su hija mayor, North West. Tirando de retoquitos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

The West Family Christmas Card 2019

Una publicación compartida de Kim Kardashian West (@kimkardashian) el

Así lo reconocía en el programa de Ellen Degeneres para confirmar que en un principio solo eran 5 los que habían posado en el 'Khristmas' y que tuvo que tirar de edición para solucionar el problemita. "No hay nada más estresante que intentar reunir a cuatro niños en una misma habitación y que sonrían al mismo tiempo", reconocía Kim. Desde luego que sí.

Lo que ocurrió fue que el día que la familia decidió hacer el posado, North no estaba de buen humor porque el peinado que le habían hecho... No era de su gusto y no paraba de llorar (cosas de Kardashians). "Le tuve que acabar diciendo que no saldría en la foto, que esa era mi última palabra y que posaríamos todos sin ella. Al principio me dijo que le parecía bien, pero al día siguiente se despertó y me dijo: 'Mami, sí que quiero salir en ella'. Menos mal que el fotógrafo todavía estaba en la ciudad", decía.

El problema venía con que al día siguiente, Kim no estaba maquillada igual, entonces decidió posar sola con su hija tal cual se levantó. "Haznos la foto, pero recórtame a mí y añádela a ella con Photoshop". Y dicho y hecho.

El resultado al final no fue tan catastrófico como la foto de Halloween y tenemos que decir que a Kim le ha salido bien la jugada.