DAVE THOMSON / GTRES

Los pelillos del sobaco de Julia Roberts marcaron una época... Y a ella misma

CUORE.ES -

Allá por 1999 (que ahora suena como al Pleistoceno), Julia Roberts se convirtió en una de las primeras famosas en inaugurar los AARGs (sin saberlo) al pasearse por una alfombra roja luciendo unas axilas sin depilar en el estreno de la que se convertiría en una de sus comedias románticas más famosas y queridas, 'Notting Hill'. Aunque desde entonces haya llovido mucho y los alegatos en contra de los cánones de belleza tradicionales se han convertido en algo habitual en ese tipo de eventos y a todos se nos ha hecho, más o menos, el ojo, lo cierto es que ese día las imágenes de la novia de América y de su vello corporal dieron la vuelta al mundo.

Lo más fácil ahora, casi 20 años después de aquello, sería que Julia, que ya está de vuelta de todo, alegase que era una adelantada a su tiempo que quiso defender el derecho de la mujer a no depilarse si así lo desea, pero ella prefiere ser honesta y reconocer que ese no era precisamente el caso. 

Como no resultaba difícil imaginar, la situación fue resultado de un error por su parte a la hora de calcular cuánta piel dejaría a la vista su vestuario y el hecho de que no deja de ser una mujer de carne y hueso. 

A quién no le ha pasado.

"La imagen de ese momento está grabada en mi mente", ha reconocido Julia a su paso por el programa de su compañera de profesión Busy Philipps, 'Busy Tonight', sin poder evitar poner una mueca al recordar aquella aparición pública. 

"No fue... Creo que no había calculado lo larga que sería la manga y que tendría que saludar, y cómo esa combinación funcionaría y revelaría ciertas partes de mi persona. No fue una declaración de intenciones como tal, sino más bien parte de la declaración que hago como ser humano en este planeta".

Vamos, un desliz en toda regla... Y lo importante es recordarlo con una sonrisa y pasar página.

Fred Duval