Youtube

Paulina Rubio ha recibido no una sino muchas palabras del juzgado (y de su ex)

CUORE -

Paulina Rubio se enfrenta a una nueva batalla legal con uno de sus ex por impedirle (supuestamente) ver a su hijo. En esta ocasión no ha sido Nicolás Vallejo-Nágera, que habitualmente suele tener que acudir a la justicia para reclamar que Pau cumpla con el acuerdo sobre la custodia de su primogénito Nico, sino su antiguo novio Gerardo Bazúa, con quien tuvo a Eros en 2016..

El cantante mexicano, que conoció a la cantante (ahora reconvertida en instagramer polémica gracias a la cuarentena) en 2013 mientras participaba en el concurso 'La Voz' en el que ella ejercía como coach, acaba de interponer una demanda en su contra en Miami, según asegura el programa 'Suelta la sopa' de Telemundo.

La representante legal de Bazúa ha confirmado que, en el momento de la ruptura, la antigua pareja no pactó un régimen de visitas e insiste en que Gerardo lleva un año y medio sin poder reunirse con su hijo. Su intención es conseguir que un juez garantice su derecho a ver al menor... Una vez más, pues ya en 2018 supimos que los problemas entre Pau y el cantante iban a llegar más allá, una vez que él mismo decidió compartir la situación en Instagram para exponer a su ex.

Al parecer, los funcionarios de la justicia de Miami han tratado de entregar a Paulina la notificación de la demanda hasta en once ocasiones, todas ellas sin éxito.

Este nuevo problema legal para la cantante llega tan solo unos días después de que protagonizara un polémico directo de Instagram en el que la veíamos algo distraída, algo que muchos acusaron al consumo de algún tipo de sustancia... Visto esto, Gerardo estaría preocupado por el bienestar de su hijo y pone en entredicho en los documentos legales que ha presentado la capacidad de Paulina para ocuparse en solitario de él.