CORDON

La pareja 'ideal': Jennifer Lawrence y su prometido

Eso dicen sus amigos.

CUORE.ES -

La oscarizada Jennifer Lawrence (29) ya dejó claro hace unas semanas que su prometido, el marchante de arte Cooke Maroney, era el "mejor ser humano" que había conocido en su vida y, por tanto, que su intención de pasar por el altar tan pronto como le fuera posible no era algo que hubiera decidido a la ligera, al margen de que no haya pasado todavía un año desde que su relación sentimental fuera de dominio público.

Y ahora, fuentes cercanas a la protagonista de 'El lado bueno de las cosas' han querido ofrecer pruebas adicionales de que los dos enamorados están destinados a pasar juntos el resto de sus vidas citando algunas de las muchas cosas que tienen en común, entre las que destacan su pasión por sus respectivos trabajos y, sobre todo, una "visión similar" del mundo que les rodea.

"Cooke y Jennifer son una pareja ideal. Comparten los mismos intereses en el plano de las artes y la cultura, y además son muy respetuosos el uno con el otro al entender ambos que sus profesiones son parte de su identidad como personas. Tienen mentalidades muy parecidas y compatibles, así como una visión muy similar de la vida", ha revelado un informante a la revista estadounidense People.

Por el momento, no han trascendido demasiados detalles acerca del día en que Jennifer y Cooke sellarán su envidiable historia de amor -desde luego, nada sobre la fecha o el lugar escogidos-, aunque la intérprete de 28 años ya dejaba entrever recientemente que afrontaba los preparativos del enlace con más calma de la habitual al estar ya "cansada" de comportarse como una "neurótica".

"Es mi mejor amigo, así que quiero unirme legalmente a él para el resto de mi vida. Por suerte, existe un papeleo concreto a nivel administrativo para poder hacerlo, así que me considero una chica afortunada. La verdad es que no estoy muy nerviosa, creo que me he cansado ya de ser una neurótica. El otro día vi un vestido y me dije: 'Este'. Y ya tenemos sitio también", revelaba con espontaneidad.