GDG / GTRES

Soltero por el fútbol: la novia que sacó tarjeta roja a Pablo Alborán

Que no carta blanca...

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

Mira que hay formas de acabar una relación pero la de Pablo Alborán da hasta para una peli de comedia. En una entrevista para la radio argentina el cantante confesó un episodio que vivió en La Rosaleda, estadio del Málaga CF, que le dejó marcado de por vida aunque ahora se toma con humor. Y no es para menos.

Resulta que un día Pablo fue a disfrutar de un partido de fútbol con su novia (exnovia hoy en día) y un amigo. Todo parecía ir estupendamente hasta que de un momento para otro la chica desapareció sin decir nada. La tierra se le tragó. 'Fuimos a ver al Málaga, con un amigo y una ex. Al final la pobrecita mía terminó yéndose del estadio de La Rosaleda. No me acuerdo contra quién jugaba, pero fue tan dramático todo... Yo no soy muy futbolero de todos modos, pero es verdad que cuando estás en La Rosaleda y estás viendo al Málaga, mueres', comentaba entre risas.

Pablo Alborán confiesaba que el fútbol no es que le vuelva loco pero estar en el estadio con toda la afición hace que se motive más de normal. Y claro, eso trajo consecuencias negativas... Uno no sabe lo que puede llegar a perder por culpa de un partido del Málaga, ¿verdad?.

'Acabó todo muy mal para nuestra relación. Desapareció. Me vio con Rafa, que es mi amigo, y todos los colegas y de repente ella vino... no sé, yo estaba feliz. Nos fuimos de allí, fue todo un desastre. Al fútbol hay que ir con gente que le guste el fútbol. Seguro que el Málaga ganó, yo mi partido lo perdí'.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Pablo Alborán (@pabloalboran) el

Ahora el cantante lo recuerda como una anécdota graciosa pero su exnovia le sacó tarjeta roja y le puso la sanción más grave que puede existir en una relación. En el mundo hay de todo, personas que piden matrimonio en estadios de fútbol y otros que lo pierden. Ay... Pablito, Pablito. Podrías sacar un temita inspirado en esta historia, sería pura fantasía para nuestros oídos.