@pabloalboran / INSTAGRAM

De 'tabú', nada: Pablo Alborán cuenta por qué habló de su homosexualidad

Unas declaraciones supersinceras.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Pablo Alborán (31) suele ser noticia por su trabajo, sus temazos, pero hace poco (unos meses) acaparó los titulares al asumir su homosexualidad. Lo hizo con un vídeo en el que salía hablando por primera vez del tema. Sus palabras recibieron un aplauso del tamaño del mundo. Es importante que los famosos como él lo hagan público porque así ayudan a acabar con los prejuicios. 

Consciente del impacto que tuvieron sus declaraciones, el intérprete de 'Tabú' ha decidido ahora volver al tema y lo hace en una entrevista en la que explica en qué circunstancias tomó la decisión que tomó. "El vídeo no lo planeé ni tampoco fue una decisión muy pensada", empieza por explicar el malagueño. "Fue un fin de semana que tuve que subir a Madrid por trabajo, vi cómo estaba la ciudad, vi mi casa vacía... Lo que todo el mundo ha vivido en algún momento estos últimos meses, creo, ese sentimiento apocalíptico de que todo se va al garete. Volví a casa y de repente dije: yo quiero construir también", confiesa.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ordenando en mi cabeza todo lo que viene...

Una publicación compartida de Pablo Alborán (@pabloalboran) el

¿Y ahora qué nos quiere contar?

Vamos, que el vídeo de Pablo Alborán no fue ninguna estrategia de marketing ni nada por el estilo. Ha sido sincero. "No quería que si el día de mañana tengo hijos, o me caso, o lo que sea, la sensación fuera la de una 'pillada", añade en la entrevista dada a GQ España.

¡Y qué liberación ha sentido el cantante! Ahora se siente feliz de poder mirar a la gente y decir "este soy yo". Asegura que hay un montón de madres que le escriben para contarle que a raíz de sus declaraciones se han animado a sacar el tema con sus propios hijos. "Tengo la piel de gallina cuando lo recuerdo", reconoce. Y nosotras.

Ya que estamos, aprovechamos para contarte que el músico tiene nuevo disco. Se titula 'Vértigo' y para él está funcionando como una terapia "para desahogarse del pasado". ¡Vamos, Pablo!