Jen Lowery / GTRES

Offset apuesta por Kim Kardashian como presidenta de Estados Unidos

Que no de la comunidad de vecinos.

CUORE.ES -

Teniendo en cuenta quién ocupa estos días la Casa Blanca y, por tanto, ostenta la presidencia de la primera potencia mundial, no debería resultar demasiado sorprendente que Donald Trump haya abierto definitivamente la veda para que una cascada de celebridades y estrellas televisivas acaben llamando a las puertas del mundo de la política a lo largo de los próximos años: una tendencia que, de hecho, parece estar cogiendo forma ya con la candidatura de Cynthia Nixon como futura gobernadora del estado de Nueva York o los rumores que en su momento corrieron acerca de Oprah Winfrey y su ya desmentida campaña para competir en los comicios presidenciales de 2020.

Tanto es así, que ahora el rapero Offset, miembro del afamado trío de hip hop Migos, no ha tenido reparo alguno a la hora de revelar la identidad de la persona que, a su juicio, sería perfecta para llevar las riendas del país con la llegada de la nueva década: nada menos que la mediática y omnipresente Kim Kardashian (37)

Y aunque pueda parecer algo descabellado, lo cierto es que la socialité cuenta con ciertos hitos en su haber que, en opinión del marido de Cardi B, hacen de ella una figura más que autorizada para dar el salto a la política nacional: concretamente su trabajo en pro de una reforma radical del sistema penitenciario estadounidense.

"Desde luego que sí. Yo me he visto afectado por esta mier**, he pasado por mierd** de ese tipo y creo que todos tenemos derecho a una segunda oportunidad. Quiero que Kim sea presidenta, sería la única que se metería de lleno en esta mier** para acabar con ella. Está ayudando a la gente negra, y creo que eso tiene mucho mérito", ha explicado el controvertido intérprete, quien ha pasado por la cárcel en varias ocasiones por posesión de armas de fuego y de grandes cantidades de marihuana, al portal de noticias TMZ.

Es imposible predecir qué ocurrirá en ese sentido dentro de cuatro años -especialmente en los tiempos caóticos y algo surrealistas que se viven en la esfera política-, pero por el momento Kim Kardashian no parece demasiado entusiasmada ante la idea de abandonar su querido Los Ángeles para una hipotética y llamativa mudanza a la vivienda más famosa de la avenida Pennsylvania del centro de Washington D.C.

"Sinceramente, no quiero ni coquetear con esa posibilidad. Siento que ser presidente de los Estados Unidos ha de ser el trabajo más duro del mundo. Y yo no tengo ni idea de política", aseguraba hace unos meses en una divertida conversación con los usuarios de su página web, ligada de alguna forma a la reunión que mantuvo con Donald Trump a principios de este año para persuadirle sobre la necesidad de otorgar un indulto presidencial a una mujer que llevaba más de 20 años en la cárcel por un delito menor relacionado con el tráfico de drogas.