Jesus Briones / GTRES

A Natalia Sánchez le preocupa la pérdida de peso de su bebé

Y ha compartido su experiencia.

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Si hay algo que haga saltar las alarmas por la salud de un bebé es, sin duda, la pérdida de peso. Por eso Natalia Sánchez (30), que es madre de dos peques, se ha puesto alerta al ver que Neo, el recién nacido, pesaba algún gramito menos en los últimos días. Ahora mismo ya tiene el tema solucionado, pero ha querido compartir su experiencia y su preocupación, por si en alguna medida pudiese ayudar a otras mujeres.

Lo ha hecho aprovechando que ha sido la semana mundial de la lactancia materna. Pese a que es una historia un poco "agridulce", tal y como ella la ha querido definir, tiene la esperanza de que: "Pueda ayudar a quien lo lea". Así que casi mejor te dejamos el 'post' de su cuenta personal de Instagram en el que ha desarrollado lo sucedido:

 

"Hace un mes Neo estuvo unos días llorando de forma desconsolada 1-2 veces al día", comienza el texto. "No parecía nada alarmante, pensé que serían gases, sueño o cualquier tontería". Pero cuando un bebé pide algo desconsoladamente es que necesita algo y su madre lo descubrió: "Tras 3-4 días así le pesé y ¡BINGO! Había perdido peso", uups... Ya te adelantamos que esto no es nada bueno.

Pero Natalia ha averiguado el motivo: "Que un recién nacido pierda peso es de las cosas que más nos aterra a las madres/padres porque puede ser grave, porque es un tema delicado sobre el que, para variar, todo el mundo opina y porque, en caso de lactancia materna, una lluvia de frases te golpean en lo más profundo y 'confirman' todos tus miedos".

La actriz valoró en su interior si podría ser su culpa porque no producía leche o no valía para ello, pero todo son "frases de Atapuerca que a todas nos han espetado en algún momento", ha adelantado. Pero esto no se debe a otra cosa que a la "incultura tan inmensa respecto a la lactancia", explica.

"Sé que suena muy 'existencial' y, para quien no esté familiarizado hasta ridículo, pero no lo es", cuando se trata de tus hijos cualquier cosilla te hace preocuparte, normal. "Lo cierto es que, vivimos en una sociedad donde la imagen de la mujer, la lactancia y la maternidad están tan idealizadas y son tan lejanas a la realidad que, cuando algo se tuerce mínimamente, se desmorona nuestro castillo y nosotras detrás".

Pero para aclarar el tema se llevó a Neo al pediatra de urgencias, algo que corroboró que había "dejado de ganar 550 g". Y le quiso poner solución contando con su asesora de lactancia (cuya cuenta de Instagram es @albapadibclc).

Tras su atención descartó los "motivos habituales" como pueda ser una infección, frenillo... y: "Dado que era obvio que había 'bajado la producción' pues no notaba el pecho tan turgente como siempre, llegamos a la conclusión (pediatra incluida) de que podía ser multifactorial pero, sobretodo, creían que podía deberse mayoritariamente a mi estrés (ese terrible y poderoso enemigo), a no comer lo suficiente (por falta de organización), a no dormir (por razones obvias: emojis de bebés) y a otras pequeñas cosas que podían haberse sumado".

Para no dejar la lactancia va a complementar con leche artificial, por recomendación de la médica: "Para recuperar peso". Pero seguirá extrayendo leche para no perder la lactancia. Y se va a poner las pilas para bajar el ritmo de su vida.

Tras "10 días durísimos" todo empieza a mejorar, porque tal y como le dice su madre: "La maternidad funciona como las mascarillas de oxígeno de los aviones. Primero te las tienes que poner tú, y luego se la pones a tus hijos porque a la inversa no sirve de nada". Por eso ahora la prioridad es cuidarse ella misma.

Pero no ha querido cerrar el texto sin animar: "A todas las que estéis en el camino". Porque pese a que no es fácil, todo es ponerse: "Solo tenéis que seguir vuestro instinto, confiar en vosotras mismas y pedir ayuda siempre.

Ella siempre tan comprometida y ayudando a todas las mujeres con sus vivencias. Qué grande, Natalia.