CORDON

Naomi Campbell larga sobre Liam Payne a su manera

Pues que todo guay.

CUORE.ES -

La supermodelo Naomi Campbell no solo cuenta con una dilatada experiencia sobre las pasarelas de todo el mundo tras casi tres décadas ostentando el título de 'diosa de ébano', sino también en lo que al arte de conceder entrevistas televisivas se refiere.

Eso explica que, lejos de sentirse incómoda o apurada, la estrella británica haya sorteado con total maestría y elegancia los envites verbales del carismático presentador Jonathan Ross, quien no dudó en preguntarle directamente sobre los rumores que, desde principios de año, la relacionan sentimentalmente con el joven Liam Payne (25), ex One Direction.

"Últimamente han aparecido numerosos titulares que te conectan a un tal señor Liam Payne....", le dirigió su anfitrión en medio de la entrevista que tuvo lugar ayer jueves en el marco de su programa nocturno. "¿Y qué? Nunca hablo de mi vida privada. ¿Algún nombre más?", le espetó ella sin despeinarse ni perder la sonrisa.

"También dicen que te juntas mucho con Drake, ¿no es así?", replicó Jonathan para tratar de romper su tradicional hermetismo. "Yo nunca hablo de mi vida personal y todo se debe a esta locura. Un día dicen que estoy con uno, al día siguiente que con otro. ¿Quién será el hombre de mañana? Eso es lo único que me genera curiosidad. Hay historias increíbles que circulan sobre mí, y otras francamente divertidas. Pero yo me dedico a hacer mi vida y no tengo que dar explicaciones", sentenció Naomi echando mano de su temperamento.

Aunque es evidente que entre Naomi y Liam Payne, a falta de algo más serio, existe una gran complicidad que se ha puesto de manifiesto, curiosamente, en las redes sociales y a la vista de todo el mundo -cómo olvidar los piropos que el segundo le dedicaba a la maniquí recientemente en Instagram tras ver unas fotos de su último desfile-, la diva ni siquiera contesta directamente cuando se le pregunta por su estatus sentimental.

"¿Estas soltera entonces? Pregunto por un amigo...", reza el último y desesperado intento de Jonathan Ross por extraer un poco de información jugosa de su interlocutora. "No necesito una cita a ciegas, ¡muchas gracias", le respondió ella tajante.