JIM RUYMEN / GTRES

Mensaje para Taylor Swift: los trapos sucios se lavan en casa

La polémica por los derechos de su música continúa.

MONICA HERAS | CUORE.ES -

Seguro que recuerdas el alboroto que Taylor Swift (29) ha armado contra la discográfica Big Machine Records y en concreto sobre Scooter Brown y Scott Borchetta, a quienes acusó de ejercer un "control titánico" ya que, según ella, le estaban impidiendo cantar algunas de las canciones de sus seis primeros discos durante los 'American Music Awards'. Finalmente hace unos días, la organización de los AMA's comunicó que habían llegado a un acuerdo y que la cantante podría actuar sin ningún problema.

via GIPHY

Pues bien, a Taylor se le hizo fácil subir a su cuenta de Instagram toda esta historia y sus fans pensaron que sería buena idea atacar a Braun y Borchetta para ayudarla. Las amenazas han llegado a tal punto, que incluso han tenido que cerrar las oficinas de la discográfica durante unos días. Y es aquí donde Braun ha decidido romper su silencio y contar parte de su versión durante a conferencia '2019 State of the Entertainment Industry'.

"No he hablado de esto en seis meses. Ni una sola vez. Y es difícil. Es difícil porque, cuando se dicen muchas cosas y hay muchas opiniones diferentes pero los protagonistas no han tenido la oportunidad de hablar entre ellos, hay mucha confusión". El empresario dice que es peligroso e inadecuado hablar de ciertos temas en las redes sociales y que no está dispuesto a hacerlo aunque esto le suponga parecer el malo de la película.

Lo más interesante es que insiste en que invitaron a la cantante a sentarse a hablar con ellos en varias ocasiones, pero que ella no aceptó: "Creo que estos problemas que están siendo discutidos pueden ser discutidos a puerta cerrada y ser solucionados con facilidad. Es algo que he querido hacer durante los últimos seis meses. Simplemente creo que se ha ido de las manos".

via GIPHY

Amiga, la cosa se ha puesto fea para el manager, quien dice que ha visto cómo algunos de sus amigos le han dejado de hablar sin tan siquiera haber escuchado su versión y que incluso, lo han amenazado de muerte:  "Es difícil porque puedo lidiar con estas cosas con mucha facilidad, pero cuando llega un punto en el que hay amenazas de muerte y llamadas a oficinas y personas siendo amenazadas... se ha ido de las manos".