Andrew Matthews / CORDON

Meghan Markle se marca un "Pantoja" con baby Archie: ¡no me vas a grabar más!

En verdad es que ella es así de cuidadosa con el bebé, ¿vale? 

CUORE.ES -

No nos lo esperábamos pero Meghan Markle (37) ha aparecido por sorpresa con su hijo Archie Harrison y su cuñada Kate Middleton en un partido benéfico, "Power Royal Charity Polo Day", un acto benéfico en memoria de Khun Vichai Srivaddhanaprabha. Una aparición tras pocos días del bautizo del pequeño para darle una sorpresa a su marido el Príncipe Harry (34), el cual los recibió con una dulce sonrisa y con mucho cariño. ¡Normal!

 

Haciéndose un 'Panto'. 

Con un vestido veraniego bastante sencillo, el pelo suelto y unas gafas de sol, al contrario que su cuñada la cual iba más elegante y con el estilo tradicional que la define. Meghan no se separó ni un momento del pequeño, y es que lo llevó todo el evento en sus brazos y no permitió que nadie viese la cara del bebé Archie. Una madre protectora donde las haya, está claro. 

En el poco tiempo que lleva Meghan en la familia real británica, se ha enfrentado a varias polémicas (con lo buena que es ella) debido a que su comportamiento es diferente al del resto de miembros que componen la realiza y esto es algo que no ha caído en gracia a todo el mundo, de hecho ha provocado la dimisión de varios miembros del personal de Kensington desde su mediática boda. Al que no le guste...¡Puerta!

Y es que cada vez que la duquesa de Sussex pone un pie en la calle, los dramas comienzan a envolverla. La última ha sido en un partido de tenis viendo a su amiga Serena Williams. Parece que a la gente no le gustó ciertas medidas que sus guardaespaldas tomaron al llegar Meghan al partido.  Como era de esperar, en especial al tratarse de una de las pocas apariciones que ha realizado desde que se convirtiera en madre, el centro de atención era ella (como si antes no lo fuera), y al parecer, su 'seguratas' repitieron a otros miembros del público que no le sacaran fotos a pesar de que se encontraba en una parte pública de las gradas.

Aunque aparentemente parecían rumores, existe una grabación en la que uno de los guardias aparece hablando con un hombre que sostenía un teléfono móvil en la mano mientras le pedía que borrara cualquier imagen que le hubiera hecho a la que fue actriz. Lo curioso de todo esto, es que la excusa que se utilizó en todo momento para justificar esa norma es que Meghan se encontraba allí a título privado, y no en un acto oficial.

Pero espera que esto no acaba aquí, y es que esos mismos guardaespaldas no pusieron ningún impedimento para retratarla cuando se puso a charlar con un niño pequeño, a ver chicas no es lo mismo, ¡nunca se le puede decir que 'no' a una foto con un niño!