Doug Peters / GTRES

A la BFF de Meghan Markle la han puesto de patitas en la calle

Vaya, vaya...

CUORE.ES -

El perfil público de la estilista Jessica Mulroney se ha disparado en el último par de años gracias a su estrecha amistad con la duquesa de Sussex, a quien ha asesorado en cuestiones de moda desde que se conocieron en Canadá y también acompañó en su boda con el príncipe Enrique, en la que sus propios hijos ejercieron de pajes con los de los duques de Cambridge.

A raíz de este aumento en su popularidad, la mejor amiga de Meghan Markle (38) firmó un contrató para presentar el programa 'I Do, Redo' que ofrecía consejos sobre cómo organizar unas segundas nupcias, pero ahora este proyecto ha sido cancelado debido a la polémica que Jessica ha protagonizado con una influencer llamada Sasha Exeter.

Sasha sostiene que la estilista se tomó como un ataque personal una publicación suya en la que compartía sus experiencias como víctima de discriminación en la industria en que ambas trabajan, y pedía también a todos sus seguidores y compañeros que utilizaran cualquier medio a su alcance para combatir el racismo de forma activa.

Según su versión de los hechos, Jessica se dio por aludida y eso dio pie a "una serie de comportamientos problemáticos y salidas de tono que finalmente alcanzaron su punto álgido el pasado miércoles". Tras intercambiar varios mensajes directos en los que Jessica le explicaba que había priorizado la promoción de su programa al activismo social en sus redes sociales, y que además le aterraba la idea de ser vilipendiada o criticada si se pronunciaba acerca del movimiento 'Black Lives Matter', le envió uno en el que añadía: "He hablado con varias compañías y personas acerca de la forma tan injusta en que me has tratado. Consideras que tu voz importa. Bueno, solo importa si la usas de manera amable y sin la intención de ridiculizar a otros que todavía están aprendiendo. Buena suerte".

Sasha interpretó sus palabras como una amenaza indirecta a su carrera y a su sustento, y así lo ha denunciado en su propia cuenta de Instagram. "No estoy diciendo que Jessica sea racista, de ninguna manera, pero sí diré lo siguiente: es muy consciente de su posición privilegiada, del poder que ostenta y del privilegio que conllevaba su color de piel", ha lamentado.

La cadena CTV no ha tardado en reaccionar a esta situación anunciando la cancelación del programa de Jessica en vista de su conducta reciente, que han asegurado que choca con el compromiso de la compañía con la diversidad y la igualdad.

La aludida no ha tardado en pronunciarse al respecto para afirmar que acepta esta decisión y que ella misma ha decidido cancelar todos sus compromisos profesionales para tomarse un tiempo que dedicará a "reflexionar, aprender" y centrarse en su familia.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Please read my statement. It is from my heart.

Una publicación compartida de Jess Mulroney (@jessicamulroney) el

"También quiero aclarar que no planeo emprender acciones legales. Me equivoqué, y lo siento muchísimo", ha añadido.

En lo que respecta a Sasha, se ha referido a su enfrentamiento como un "desacuerdo" y ha prometido que en ningún momento fue su intención hacer que se sintiera amenazada. También ha admitido que estaba en su derecho de señalarla por no haber participado en el actual debate acerca de la injusticia racial que aún impera en la sociedad en que ambas viven.

"Me lo tomé como algo personal, y no debería haberlo hecho. Sé que tengo que hacer las cosas mejor. Las personas que tenemos este tipo de plataformas, debemos utilizarlas para denunciar las injusticias", ha reconocido.

Como símbolo de su renovado compromiso con utilizar su fama de una manera responsable, Jessica ha anunciado que cederá el control de sus redes sociales a distintos miembros de la comunidad negra para que compartan sus experiencias y ha invitado a Sasha a que sea una de las primeras en participar en esta iniciativa.