Doug Peters / GTRES

La hermanastra de Meghan Markle vuelve a largar de ella (otra vez)

Esa familia es inagotable.

CUORE.ES -

La emisión de un especial de la cadena TLC centrado en el primer año de casados de Meghan Markle (37) y Príncipe Harry (34) y la inminente llegada al mundo de su primer hijo ha sido la excusa perfecta para que la hermanastra de Meghan Markle conceda una nueva entrevista con el objetivo de intentar 'desenmascarar' una vez más a la antigua actriz y demostrar que sería un lobo con piel de cordero.

"Creo que Meghan tiene una vena muy envidiosa. Es evidente que le gusta ser el centro de atención y creo que eso explica parte de lo que está sucediendo ahora mismo", asegura Samantha Markle para ofrecer su punto de vista sobre la supuesta rivalidad que se les ha venido atribuyendo a las mujeres de los príncipes Guillermo y Enrique.

El programa también analiza con ayuda de varios expertos en moda y corresponsales reales el exclusivo armario de la duquesa a lo largo de su embarazo y especula acerca de si su hijo copiará el estilo tradicional en materia de ropa de sus primos, los príncipes George, Charlotte y Louis.

En lo que respecta a la forma en que Meghan planearía abordar su papel de madre, a su hermanastra no le cabe ninguna duda de que contratará tanta ayuda como le sea posible en lugar de adoptar un enfoque más tradicional y cercano como el de su cuñada Kate.

"Estoy bastante segura de que sus niveles de tolerancia ante el estrés serán muy bajos al principio. ¿Cuántas habitaciones hay en Frogmore? Porque las puedo ver todas llenas de niñeras... Meghan tiene una personalidad muy fuerte y desde luego habrá encontronazos... Pero también puede aprender y crecer gracias a esa experiencia. Así que si la niñera en cuestión sabe mantenerla a raya, no acabará hecha un mar de lágrimas", ha apuntado con cierto sarcasmo, haciendo referencia a los rumores que aseguran que la duquesa de Sussex se habría convertido en un dolor de cabeza para el personal del palacio de Kensington durante su estancia allí mientras concluían las obras de su nuevo hogar en Windsor (la última en poner pies en polvorosa ha sido su secretaria personal).