Phil Noble / GTRES

Meghan Markle le compró joyas a su bebé hace... 6 años

CUORE.ES -

Ahora que el palacio de Kensington ha anunciado que los duques de Sussex están esperando su primer hijo, los medios británicos e internacionales han echado la vista atrás para analizar las últimas apariciones públicas de Meghan Markle (37) en busca de pistas que en aquel momento pudieran sugerir que estaba embarazada y rescatar las declaraciones que ha realizado hasta la fecha acerca de la posibilidad de convertirse en madre, tanto antes como después de casarse con el Príncipe Harry (34).

Hace seis años, cuando aún era una actriz televisiva relativamente conocida que no podía siquiera imaginar lo que le deparaba el futuro, Meghan se dio el capricho de comprar un reloj de Cartier (el Tank Française) como regalo para sí misma tras asimilar que su carrera en la pequeña pantalla por fin había despegado gracias a la serie 'Suits'. Su intención era convertir esa exclusiva pieza, valorada en más de cinco mil dólares, en una especie de herencia familiar que ahora heredará su bebé... 

"Cuando descubrí que habían renovado 'Suits' para nuestra tercera temporada, lo que en aquel momento me parecía todo un hito, decidí tirar la casa por la ventana y comprar el modelo en dos colores. Hice que grabaran la frase: 'De M.M. para M.M.' en la parte de atrás de la esfera y espero poder pasárselo a mi hija algún día. Eso es lo que da verdadero valor a ese tipo de joyas, el significado que tienen para ti", explicaba a la revista HELLO! en 2015.

Aunque en las encuestas de las casas de apuestas británicas, que suelen acertar en este tipo de temas, suena con fuerza el nombre de Victoria para su primer bebé si se trata de una niña, puede que Meghan decida ir en otra dirección para hacer justicia a la inscripción de ese reloj.

Esa será una de las herencias más emotivas que reciba la pequeña. En materia de títulos, dependerá de Isabel II y sus padres si recibe tratamiento de Alteza Real: por nacimiento no debería, pero su bisabuela podría ofrecerle un título a sus padres para el bebé que ellos podrán o no aceptar en su nombre.