GTRES

La madre de Meghan Markle no se sienta con la reina para comer turrón

Ella debe ser más de panettone.

CUORE.ES -

Cuando ya dábamos por hecho que Doria Ragland, pasaría las navidades con la familia real británica en Sandringham por deseo expreso de Isabel II porque la mismísima reina habría querido tener ese bonito gesto con la madre de Meghan Markle (37), en consideración a su estado para asegurarse de que estuviera rodeada de todo el cariño posible en unos días tan especiales... Se nos van las ilusiones al traste.

Parece ser que todo ha cambiado y las últimas informaciones nos dicen que finalmente no será así y que la tradición de invitación a las celebraciones navideñas de los Windsor a los parientes directos no se rompería, ni por Meghan ni por nadie. Eso sí, esta vez no tiene nada que ver la mala imagen que tiene la duquesa últimamente, que conste, ni siquiera por la bronca que le ha caído por parte de la abuela de Harry.

Según apunta ahora la revista People, resulta que la reina sí estaba dispuesta a hacer una excepción por Doria, pero ha sido ella misma la que habría decidido rechazar esa oferta y optar por quedarse en su lugar de residencia, en Los Ángeles. Por lo que la duquesa pasará esos días con su marido y el resto de familia, donde no faltarán sus cuñados, los duques de Cambridge, junto con quienes el día 25 acudirá a la habitual misa de Navidad.

Al menos Meghan Markle, que dará la bienvenida a su primer hijo la primavera de 2019, cuenta con experiencia a la hora de seguir el rígido protocolo de tradiciones que rige esas festividades gracias a que en 2017 tuvo la oportunidad de celebrar estas mismas fechas en Sandringham antes de su boda con el príncipe Harry, lo que supuso toda una novedad en vista de que Kate Middleton no fue invitada antes de su boda.