@martacarriedo / INSTAGRAM

Marta Carriedo se ha partido… ¡La cara!

¡Nos ha dado un susto de muerte!

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Hay una fina y delgada línea entre lo que se debe de puede a través de 'stories' y lo que a algunos seguidores le puede parecer demasiado. Y Marta Carriedo la ha cruzado. La 'influencer' se ha partido la cara, literalmente. Y no ha dudado en compartir un vídeo de su viaje al hospital. ¡Menudo susto nos ha dado!

Todo ha comenzado en la cocina de su casa. Ella estaba ahí, haciendo sus cosas, se ha caído, ha besado el suelo. ¿Cómo ha sucedido todo? Pues según su vídeo explicativo: "Estaba en la cocina a punto de salir de casa y había fregado el suelo con un poco de lejía", grosso error si no vas a dejar que se seque del todo...

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Phase 1, day 1: failed😂🩹🤕

Una publicación compartida de MARTA CARRIEDO (@martacarriedo) el

 

La chica (que la lió un poquitín con sus recomendaciones sobre el COVID-19) se ha calzado para irse directa a la calle, pero algo ha hecho que volviera a la cocina (resbaladiza por el fregao') y ahí ha sido cuando se ha ha estampado contra el suelo. ¿Cuáles han sido las consecuencias? Pues se ha rajado la barbilla y ha tenido que salir de casa, esta vez decidida y en una dirección muy concreta: el hospital.

Para que sus 'followers' no se perdieran nada ha compartido el momento del trayecto en las redes sociales (¿era lo mejor que podía hacer en ese momento? Hay diversas opiniones sobre ello en los comentarios de su 'post').

La estampa es la siguiente: cara de dolor y sujetándose la herida con unos pañuelos, pobre.

Marta Carriedo / INSTAGRAM

Los nervios, según ha contado, han sido básicamente por ver la sangre que le ha salido de la herida. Pero está bien, ha sido atendida y ahora está bastante recuperada en su casa. Con dos puntos en la barbilla para cerrar la herida.

En el vídeo de Instagram en el que cuenta la anécdota ha explicado que le saldrá: "Un buen moratón", puesto que ha caído un poco mal, la cadera se ha llevado el impacto. Llevaba en brazos a su perrito y ha querido protegerlo.

Esperemos que se recupere, y recuerda: ¡No pises el fregao! La cosa puede acabar... ¡Fatal! Podrías partirte la cara, ¿quién sabe?

Te dejamos unas mascarillas monísimas por aquí por si tienes que salir de casa manteniendo tu estilo.