Clemens Niehaus / CORDON

Mario Casas niega (cinco veces) lo evidente con Blanca Suárez

¿Dónde es la cámara oculta?

JUANDE CORRALES | CUORE.ES -

Cuando no tienes pruebas, te pueden llevar la contra, pero ¡ay! cuando tienes y te la llevan... Pues en esas está Mario Casas (32), a quien pillamos con las manos en la masa con Blanca Suárez (30), y ahora que ya nos habíamos montado la película (Blanca, la primera), va y nos niega la mayor.

Ha sido en la presentación de 'Instinto', su nueva serie, donde Mario ha negado ser el que sale en las fotos con Blanca, dejándonos a todos con la boca abierta. ¿Y lo ha soltado así, sin pena, ni gloria? Pues casi que sí. Todo ha venido, porque después de ver las fotos en cuestión, no nos ha quedado otra que preguntarle por su relación con Blanca Suárez, y ha sido, entonces, cuando Mario ha entrado en bucle, como un disco rayado: "¿Ah, sí? Pero yo no soy. Yo no soy, si tú te fijas en la foto, yo no soy. Yo no soy, no soy yo ese, si te fijas yo no soy".

Cinco veces lo ha negado.

WHAAAAAAAT? ¿Entonces quién es? ¿Tiene Mario Casas un gemelo (mira qué espalda inconfundible) y no nos hemos enterado?

Eso ha querido dejar claro, aunque, más bien, lo que nos ha hecho es un lío, fíjate:

No entendemos nada.

¡Pero si Blanca estaba planeando el verano del amor junto a Mario! De verdad que no entendemos nada... ¿Y cuando la pillamos saliendo de casa del Casas, reunión de trabajo? ¿Y cuando se fueron a Ávila a comerse el postre? ¿Y la foto de un fan que los volvió a delatar?

Mira, Mario, aclárate, porque esto que nos has hecho es un sinvivir, y a Blanca sí que la habrás dejado hecha un lío, porque, visto lo visto, ella pensaba que te estaba besando a ti, ya que cuando le preguntamos, nos dijo: "¿Pero hace falta que diga algo más? Ahí están las fotos".

A ver si estos dos van a tener que reunirse y decidir en qué punto están, porque parece que no en el mismo... Siendo sinceros, ya nos extrañaba un poco que en lugar de estar de chuleo con Blanca, Mario se pegue la vida padre con su nuevo mejor amigo #toelrrato.

Pero, mira, sea como sea, la historia de este idílico chuleo nos ha calado bastante hondo (para qué mentir), así que ¡sigamos creyendo en el amor!