Ion Alcoba / GTRES

María Pombo ha pasado por el quirófano

Y nos cuenta todos los detalles de su cirugía. 

MONICA HERAS | CUORE.ES -

Se podrán decir muchas cosas de María Pombo, pero jamás que no es trasparente como el agua. Comparte con su millón trescientos mil seguidores cada paso que da y esta vez ha hecho un larguísimo 'storie' en Instagram donde ha contado el por qué, cómo y cuándo de su operación de nariz.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

💜

Una publicación compartida por MARIA POMBO (@mariapombo) el

La 'influencer' llevaba unos días desaparecida de las redes sociales y eso en ella no es muy normal, por lo que ya nos tenía un poquito preocupados. Pero ha sido ella misma la que ha aparecido calmando a sus fans y contando el motivo por el cual no le habíamos visto la cara: "1 vez mas y espero que sea la ultima. Este es el motivo de haber estado desconectada estos días. No me ha pasado nada grave, estoy perfectamente (muchas gracias por vuestra preocupación)."

via GIPHY

María aparecía con la mano en la cara y no podíamos ver nada pero su mensaje lo dejaba explicaba todo: "Ha sido una operación estética al 100%. Llevaba mucho tiempo sabiendo que me iba que 'tener' que volver a someter a una segunda rinoplastia, ya que en estos dos últimos años mi nariz ha ido deformándose poco a poco y no terminaba de estar cómoda."

María cuenta cómo se rompió la nariz con tan solo 9 años en los coches de choque y después de nuevo a los 13 cuando su perro Leo le cayó encima en una piscina. Por aquel entonces no pasó por el quirófano y solo se la colocaron, pero además de que le creo un terrible complejo, nunca podía respirar bien y le sangraba todas las noches, por lo que con 23 años decidió que había llegado el momento de poner remedio con una operación.

via GIPHY

Según cuenta ya era 'influencer' y le dio demasiadas indicaciones al cirujano para que el cambio no fuera tan radical. La nariz le quedó un poco 'regulinchi', aunque dice que no le molestaba del todo que no fuera perfecta. Sin embargo, después de 2 años y medio se le fue torciendo y estaba muy incómoda, aunque no quería compartirlo con nadie.

Finalmente este verano durante unos días de relax coincidió con un amigo de su marido, Pablo Castellano, que es cirujano y la convenció de que se animara a hacer algo con su nariz. Nos ha contado todo, nos ha enseñado fotos de cuando era peque, del antes y después de su operación... no se ha dejado nada en el tintero. Nosotros la vemos estupenda, la verdad.