Sergio R Moreno / GTRES

Oto Vans no se moja pero... Pablo Castellano y María Pombo rajan de la pelea

La historia sigue...

MARTA REQUEJO | CUORE.ES -

El treinta cumpleaños de Dulceida prometía ser un fieston de estos que te dejan boquiabierta aunque no estés invitada (como es nuestro caso)... Ya sabes, el evento estaba lleno de influs y claro, era como si estuviéramos ahí porque no hay momento que no quedase grabado aunque sea en un stories de Instagram. 

Ah, bueno, sí que hubo una cosita que aún no ha salido a la luz... La pelea entre Oto Vans y Pablo Castellano. Ya te contamos que la 'party' de disfraces de Dulceida se vio empañada por este incidente del que no existe ningún vídeo, algo que nos resulta muy raro, y del que aún no se había pronunciado nadie. A excepción de un testigo anónimo que fue quien se chivó al programa Socialité, encargado de dar el bombazo.

El caso es que como a los medios de comunicación no hay cosa que más nos guste que un salseo... Pues allí que se fueron los paparazzi al aeropuerto para pillar por banda a María Pombo y Pablo Castellano e intentar sacarles toda la información posible sobre la pelea

El marido de la influencer reacciono haciéndose el loco y asegurando que no había ocurrido nada fuera de lo normal con Oto: “Ninguna, mira, aquí estoy, fenomenal”. En el vídeo se puede ver a María Pombo un pelín nerviosa y preocupada ante la insistencia de los medios así que para quitarle hierro al asunto también se pronunció: “Nada de nada, todo superdivertido y muy bien”. JÁ.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Mi will 🏴‍☠️

Una publicación compartida de MARIA POMBO (@mariapombo) el

“No os preocupéis, de verdad, que todo está bien”, zanjaba la influencer. Pero a nosotras no nos engañan y aquí hay gato encerrado. De hecho, se dice por ahí que los responsables de comunicación del hotel en el que se alojaron el fin de semana les invitaron a irse cuanto antes... No nos extrañaría que Dulceida hubiera aconsejado a sus amiguis dar la callada por respuesta. Y así ha hecho Oto Vans, que no se ha pronunciado para nada de nada, ni si quiera para desmentir el altercado... Aquí huele a tapadera.