Denis Guignebourg / GTRES

A Margot Robbie no le van lo halagos

Es guapa, sí. Pero hay más.

CUORE.ES -

La carrera de Margot Robbie en la meca del cine se ha visto siempre asociada a su aspecto: desde el revuelo que causó su desnudo integral en 'El lobo de Wall Street', su primera gran oportunidad a nivel internacional dando vida a la mujer florero de Leonardo DiCaprio, hasta los microscópicos pantalones cortos que lució en 'Escuadrón suicida' y que, según las malas lenguas, tuvieron que ser alterados digitalmente en posproducción con el objetivo de hacerlos aptos para todos los públicos. Incluso cuando dio vida a la reina Isabel de Inglaterra, el comentario más habitual era de sorpresa por la forma en que había conseguido transformarse.

Sin embargo, ella no llega a comprender esa obsesión que genera su aspecto físicono hay nada que deteste más que escuchar los halagos a su arrollador atractivo.

"Odio esa palabra, bomba sexual. La odio, muchísimo. Me siento como una cría caprichosa diciendo algo así, porque hay cosas mucho peores que te pueden llamar, pero yo no soy ninguna bomba sexual", ha asegurado ahora en una entrevista a la revista Vogue.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de @margotrobbie el

Sus declaraciones no deben entenderse como falsa modestia. En su día a día, la australiana nunca causa la misma impresión que en sus apariciones en la gran pantalla o la alfombra roja, lo que a su juicio es una prueba de que su belleza se ha mitificado considerablemente gracias en gran parte al buen hacer de maquilladores, cámaras y expertos en iluminación.

"No soy una de esas personas que, cuando entran en una habitación, todo el mundo se vuelve a mirarlas e incluso la música se para mientras la gente dice: 'Mira a esa mujer'. No es algo que me suceda, nunca. Quienes me conocen... no sé qué palabra escogerían para definirme, pero estoy convencida de que no tendría nada que ver con que soy muy atractiva", ha concluido.