GSR / GTRES

Manu Tenorio sale del hospital agradecido, emocionado y... ¡Supervendado!

El cantante investigará lo que le pasó. 

CUORE.ES -

Por fin Manu Tenorio (OT1) ha podido abandonar el hospital después del accidente doméstico que sufrió y que le provocó un montón de quemaduras de segundo grado por todo el cuerpo. Aunque desde un primer momento él intentó tranquilizar al personal con un mensaje y una foto en sus redes sociales, no habíamos podido ver hasta ahora la gravedad del asunto con nuestros propios ojos. 

Manu ha salido del hospital madirleño de La Paz con más vendas que una momia. El pobre, que estaba superagradecido y visiblemente emocionado por todo el cariño que ha recibido, ha salido por los pasillos con las manos en alto y sin poder moverse mucho. 

GSR / GTRES

¡Manos arriba, esto es un Tenorio! 

El cantante, acompañado por su mujer Silvia Casas, ha atendido a los medios y ha contado lo que ha vivido después de electrocutarse por un cortocircuito: "Quiero investigar qué ha pasado. Si esto fuese un accidente doméstico más, no estaría así. Ahora mismo necesito ir a casa, descansar y no entrar en detalles porque la verdad es que no tengo ánimos". Vamos, que algo le huele raro a Manu. Según él, un chispazo no te deja vendado de pies a cabeza... 

"Estoy con unos dolores realmente espantosos que, lógicamente, están paliados con medicación. Tengo muchas quemaduras, pero con la operación que me ha realizado el doctor, gracias a Dios, me han dicho que las secuelas van a ser mínimas, aunque todavía queda por delante una ardua recuperación. De todas maneras, tengo muy buen espíritu, siempre he sido muy luchador y realmente cuando pueda voy a retomar mi gira y mis conciertos porque son mi vida", ha contado a los medios allí presentes. 

"Espero subirme pronto a un escenario y tocar la guitarra es lo que más quiero junto a abrazar a mi hijo y mi mujer, aunque todavía va a quedar un tiempo para que pueda hacerlo. Hubo un momento en el que dudé si iba a poder volver a tocar la guitarra porque perfectamente podía haber perdido dos o tres dedos, incluso un brazo. Por eso digo que tenemos que investigar qué es lo que ha pasado porque no es normal lo que ha ocurrido", pues nada, a ver qué descubre. 

¡Recupérate, Manu!