Malú / INSTAGRAM

Un trauma infantil... El motivo por el que Malú no quiere ni oír habla de boda

Ay que ver...

HENAR LANGA | CUORE.ES -

Malú y Albert Rivera están viviendo uno de sus momentos más felices. Él está retirado de la política, esperan un retoño para el próximo año y todo parece mágico en su relación... ¡Excepto por una cosa! La cantante tiene un trauma infantil que les impedirá, de momento, darse el 'sí, quiero'. Pese a que hay fuentes que aseguran que al catalán le encantaría pasar por el altar antes de que naciera el bebé.

El encargado de desvelar este secretillo de Malú ha sido el periodista José de Santiago, que ha llamado al programa 'Cazamariposas' para largarlo todo. Sus fuentes son algunos miembros de 'Ciudadanos' que tienen relación directa con Albert. Y claro, ha tenido que contarlo porque ha empezado a rumorearse que la parejita está preparando la boda (normal, después de dejarse ver desayunando juntos no hay marcha atrás).

Según ha explicado el periodista en una llamada telefónica al programa citado anteriormente: "Malú cogió cierta animadversión al matrimonio" ¿por qué? Porque el divorcio de sus padres fue "una separación muy traumática" para ella, que entonces tenía entre 13 y 15 años. Y el trágico recuerdo no lo deja dar el gran paso con su 'churri'.

No obstante, ya hemos podido escuchar y leer en diversos medios que sí que se está preparando la boda. De hecho, algunos se atreven a hablar incluso de la fecha: unos meses antes de que nazca su 'retoño' (de quién ya se rumorea el sexo), es decir, a principios de 2020.

 

 

Puede que Rivera la haya convencido de que casarse no es tan malo, pese a que, como dice José de Santiago: "Malú no es nada partidaria del matrimonio". Pero es que él lo tiene claro, en palabras del periodista: "es la mujer de su vida", por la que ha estado dispuesto a dejado atrás el mundo de la política (para dedicarle más tiempo y cariño).

Esperemos que, sea como fuere, la cantante pueda avanzar en la vida y en su relación sin mirar atrás. Una separación no siempre es mala y si hay amor no tiene por qué haber divorcio.