GSR / GTRES

Luisana Lopilato y Michael Bublé han recibido amenazas de muerte

Poca broma con esto.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

El pasado 16 de abril, las redes sociales acusaban de maltratador a Michael Bublé por  un vídeo que su mujer, Luisana Lopilato y él decidieron compartir en 'Facebook Live'. En él, empezaba a hablar el cantante en castellano, con un acento graciosísimo y un "Hola chicos, yo soy Miguel Burbuja..." y aquí amiga arrancaba el drama.

Luisiana hablaba al mismo tiempo que él y este, le daba un codazo y ante la mirada atónita de la argentina, le tiraba del brazo y seguía hablando. Si bien es cierto que podría ser una escena más sin importancia y una broma entre la pareja, el tema en lo que a malos tratos se refiere es muy delicado y los seguidores destacaron este feo gesto que el canadiense tuvo y las críticas se le echaron encima.

Un gesto del que Luisana se hacía eco horas después en sus redes sociales pidiendo respeto y calma: "¡Es increíble cómo son algunos seres humanos! Mientras que atravesamos esta pandemia, y vivimos momentos de encierro, angustia, miedo, soledad, incertidumbres de todo tipo! Nosotros todos los días salimos con mi marido a hacer directos para llevarles un poco de alegría, entretenimiento, añoranzas, y tenemos que soportar, escuchar y ver lo que publican personas malintencionadas que salen a hablar cualquier cosa y sin conocer nada de nuestra familia".

Unas palabras que compartió en un post en Instagram que a día de hoy no aparece en su cuenta. ¿Lo habrá borrado? Seguramente. Sin embargo, la actriz ha ofrecido una entrevista para 'Intrusos' un show de televisión de la televisión argentina, y en ella ha dejado claro que siente miedo por todos los mensajes que recibió en aquel momento.

"Recibí mucho amor de mucha gente, pero no creerías la cantidad de gente que me mandó fotos con armas diciendo que iban a matar a Michael en cuanto pusiese un pie en Argentina. A día de hoy aún tengo miedo", ha asegurado. Además, ha desvelado que "no solo me mandaban fotos con armas, también con cuchillos diciendo que le iban a cortar las manos, que nos iban a dejar una bomba en casa o que le iban a dar una paliza".