@luciariveraromero / INSTAGRAM

¿Cuál 'influ'? Lucía Rivera no tiene ningún 'chuleo' a su vera

Ha desmentido que esté con el modelo Álex Sánchez de Mora. 

CUORE.ES -

Teniendo en cuenta que no ha pasado demasiado tiempo desde que Lucía Rivera Romero y el piloto de motociclismo Marc Márquez pusieran fin a su relación y, asimismo, desde esa escapada mexicana de la que disfrutó la joven junto a su madre, la también modelo y actriz Blanca Romero, resultaría bastante sorprendente que Lucía hubiera tenido ocasión de rehacer su vida amorosa en medio del confinamiento forzoso al que se encuentra sometida desde hace ya un mes (aunque no es imposible, eh, te puede salir un 'chuleo'). 

No obstante, esa es precisamente la teoría que ha venido circulando en los últimos días sobre la asturiana, unos rumores que, todo sea dicho, tampoco resultan del todo descabellados en una época en la que Instagram y otras redes sociales, sin olvidar las populares aplicaciones de citas, permiten encontrar a potenciales candidatos sin necesidad de presencia o contacto físico.

En cualquier caso, la también hija del torero Cayetano Rivera ha concedido unas breves pero contundentes declaraciones a la revista ¡Hola! para negar tajantemente su supuesto romance con el modelo Álex Sánchez de Mora, un 'influencer' de 29 años que estuvo ligado sentimentalmente a la también estrella de las redes Ana Moya Calzado, con quien tiene un hijo. "Es mentira. Es un colega, desfilé alguna vez con él y nada más", ha asegurado.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

💤 again.

Una publicación compartida de Alex Sánchez de Mora (@alexsezdemora) el


Refugiada en su casa de Asturias tras su rápido regreso de tierras aztecas, una vuelta motivada por la entrada en vigor del estado de alarma en España hace ya un mes, Lucía ha estado compartiendo, con más frecuencia de lo que es habitual en ella, tanto selfies como profundas reflexiones en su cuenta de Instagram, algunas de ellas directamente relacionadas con los efectos emocionales de la reclusión doméstica.

"Me estoy tomando esto como una lección, para darme cuenta de lo que no disfruté y tenía. De lo que no luché y podía. De lo que derroché y valía. De lo que no viajé y debía. De lo que sufrí y no fue necesario. A partir de ahora disfruten chic@s, disfruten mucho", publicaba hace unos días. 

¿Mensajito para Marc?