Lauren Hurley / GTRES

Liam Payne no llevaba nada bien la fama

Le costó acostumbrarse.

CUORE.ES -

El cantante Liam Payne (27) se dio a conocer en 2010 como uno de los cinco miembros de la 'boy band' One Direction, junto a Harry Styles, Niall Horan, Louis Tomlinson y Zayn Malik. El artista lleva casi ocho años viviendo como una de las personas más reconocibles del planeta, pero no siempre ha sido capaz de sobrellevar esa popularidad con la misma facilidad que ahora, ya que el joven británico tuvo serias dificultades para encajar el cambio tan radical en su día a día que supuso su paso por 'The X Factor'.

"Era todo muy raro para mí. Hubo momentos en los que lo pasé mal. A veces me produjo miedo. Recuerdo una vez en Nueva York -por cierto, me encanta esa ciudad- en la que sentí que no quería estar allí. Salimos a comer y mi padre, pobrecito, me dijo: '¿Por qué no vamos a comer una hamburguesa?'. Y yo le dije: 'No es tan sencillo'. Tuvimos que cambiar de restaurante tres veces, mi madre fue arrollada por un paparazzi y dije: 'Ya está, esto es suficiente'. Me dio una pataleta. Era joven, tenía 19 años. Pero tienes que aprender de ello. Ahora lo entiendo todo mucho mejor", confesó el intérprete a su paso por la emisora británica KISS FM.

El paso del tiempo le ha enseñado a aceptar la cara negativa de la fama, sobre todo ahora que tiene al lado una persona que ha vivido esas mismas experiencias: la cantante Cheryl Cole, su pareja y madre de su hijo Bear.

"Un día, empezamos a recuperar la discografía de Girls Aloud e incluso tuvimos una noche temática juntos: nos sentamos y nos pusimos a ver todo el material antiguo de los dos. Fue algo bonito porque yo conozco mucho a Cheryl, pero no fui especialmente fan de Girls Aloud. Mis hermanas sí que lo fueron. Así que me gustó ver que hemos pasado por un proceso muy similar", compartió Liam, después de confesar que todavía no se siente preparado para recordar sus años con One Direction.

"El otro día, Cheryl y yo estábamos a punto de ver la película 'This Is Us', pero yo no pude. No podía verla, era demasiado para mí. Me toca demasiado cerca", recordó.