GSR / GTRES

Los antojos de Laura Escanes se asoman por la esquina

Es lo que tiene el embarazo.

CUORE.ES -

Laura Escanes (22) y Risto Mejide (44) esperan un bebé, serán padres este 2019. Así lo confirmó la pareja a través de las redes un poco antes de cumplir el primer trimestre del proceso. Desde entonces estamos emocionadísimos y queremos saber como viven todo este proceso, queremos descubrir todos los antojos de la catalana y ver como crece la barriguita de Laura. Y, como buena 'influencer' que es, también queremos ver todos sus looks premamá.

Lo primero que ha querido compartir la modelo con todos sus seguidores a través del story de su cuenta personal de Instagram ha sido 'cómo y por qué' decidieron contar públicamente que iban a entrar en esta nueva etapa de su vida. Resulta que, al ser una pareja muy mediática los rumores y comentarios van más rápidos que la pólvora y, de repente, un día le empezaron a llegar llamadas en oculto a ambos, les entraban mensajes por las redes sociales preguntándoles sobre el tema e incluso una periodista le escribió a través de whatsapp para que le dieran la exclusiva.

Pronto empezaron a aparecer noticias sobre el rumor y los amigos cercanos (a quienes no les habían contado nada todavía) empezaron a preguntarles si era cierto. El matrimonio decidió pasar de todo hasta que la presión se hizo más y más pesada y, como buenos influencers, decidieron contarlo a través de las redes sociales. Allí es donde está toda la gente que les da cariño a diario. Laura, en sus stories explica que no quiso contestar a la periodista ni a ningún medio porque estos suelen usar una simple respuesta como una 'exclusiva' y ellos no querían que pareciera que habían vendido nada a nadie, puesto que es algo bueno que les ha pasado y no quieren convertirlo en un producto.

Como vieron que pronto se iba a filtrar del todo, prefirieron preparar una bonita fotografía para soltar la bomba.

Después de toda la explicación Laura ha querido decir a sus fans que se encuentra muy bien, que está comiendo muy bien y que, por ahora, los antojos no han llamado a su puerta, aunque sí que le ha dado por comer ¡atento! Aceitunas. Pues oye, al menos no le ha dado por nada estrambótico, menuda suerte.