GTRES

Lady Gaga se sincera y habla de sus "problemas mentales"

Y esto es lo que ha dicho al respecto.

RUTE GODINHO | CUORE.ES -

Quién nos iba a decir que Lady Gaga (34) y Kanye West tienen algo más en común que la música. Que sí, que sí. Que lo ha dicho ella en una entrevista concedida al programa Radio Beats 1, de Apple Music. La actual reina del pop (sorry, Madonna) se ha abierto en canal sobre sus problemas de salud mental. Y ojo porque no es poca cosa.

Lady Gaga es bipolar y esquizofrénica, trastornos que le obligan a medicarse desde hace muchos años. "Sé que tengo cuestiones mentales y sé que a veces pueden convertirme en un ser humano no-funcional", ha reconocido sin medias tintas.

Su medicación es antipsicótica, o lo que es lo mismo, pastillas que frenan los brotes. "No siempre puedo controlar las cosas que hace mi cerebro y tengo que tomar medicamentos para detener el proceso que ocurre", ha explicado la autora de '911' y el nuevo 'Chromatica', temas que están inspirados, según la propia, en su experiencia personal.

Aunque su vida actual parezca de ensueño, la realidad no podía ser más distinta. En el programa de Oprah Winfrey, Stefani Joanne Angelina Germanotta (así se llama la cantante) ya había mencionado ciertas disfunciones relacionadas con un proceso muy traumático que ha vivido a sus 19 años.

Lady Gaga fue violada "repetidamente", experiencia que, claro, dejó marcas. Sobre el estrés postraumático y todo lo que vino a continuación la neoyorquina afirma que lo ha superado gracias a la medicación prescrita. "Yo estaba gritando y el psiquiatra me calmó y me dio medicamentos para cuando vuelva a suceder", contó refiriéndose a su primer brote psicótico.

"Fue una de las peores cosas que me han pasado. No entendía, porque todo mi cuerpo se entumeció. Me disocié completamente. Estaba gritando, y el psiquiatra me calmó y me dio medicamentos para cuando eso suceda".

La cantante ha reconocido que con el paso del tiempo ha conseguido controlar todos estos episodios a base de medicamentos que le ayuden a volver a mantener la calma.