kyliejenner / INSTAGRAM

¡Ay, ay, ay! Kylie Jenner y Stormi han pasado el día en el 'hospi'

Nochecita toledana que se dice por aquí... 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

No por ser Kardashian te vas a librar de un resfriado, no. El clan también sufre enfermedades como tú y como yo y tienen que pasarse horas en urgencias (aunque dudamos que sean tantas como el resto de los mortales). La última en pasar por el hospital ha sido Kylie Jenner (22), que se ha llevado un sustazo con la pequeña Stormi. ¡Pobri! 

Tal y como ha compartido en redes sociales para tranquilidad de todo el mundo, ella y la niña pasaron el fin de semana en el hospital por una reacción alérgica. OMG!!

"Pasé el día en el hospital con mi bebé", ha escrito en stories juntoa  una foto de la peque hecha una pasita. "Tuvo una reacción alérgica, pero está 100% bien ahora y estamos en casa". ¡Menos mal! 

"Nada más importa cuando suceden estas cosas. Dios bendiga a todas las mamás con bebés enfermos. Estoy enviando tanto amor y energía positiva a tu manera", ha escrito además Kyle en el post. No lo ha debido pasar nada bien... 

Aunque no ha revelado qué comió la niña para que se pusiera malita, la cosa no ha debido ser grave ya que ambas están ya en casita descansando. 

kyliejenner / INSTAGRAM

Qué carilla!

Si es que Stormi aun es muy pequeña y aunque seguramente esté controlada por mil niñeras además de por Kylie, es inevitable que estas cosas pasen. ¿Quién no ha comido de pequeño alguna vez algo, la ha liado parda y se ha puesto supermalita? 

Desde luego Kylie no está pasando unos días nada buenos, primero por las críticas a su nueva línea de belleza y ahora el sustazo que se ha llevado con su hija. 

Menos mal que cuenta con el apoyo de todo el klan, es más, Kim salió en su defensa y sacó bien las uñitas después de que la gente atacara a su hermana pequeña por un video desmaquillándose. En él se la ve lavándose y dejándose restos de producto, vamos, que pocas veces ha hecho eso y claro, sus 'haters' se han lanzado a su cuello diciendo que no sabía ni lavarse la cara.

Ni siendo Kardashian te libras del drama, está claro.