SPW / GTRES

Kylie Jenner comparte antojos contigo (aunque no estés embarazada)

Desde luego, a ella sí que no le amargaba un dulce... Literalmente.

CUORE.ES -

Kylie Jenner (23) ha mantenido una extensa e interesante conversación con todos sus seguidores de las redes sociales a través de una retransmisión en directo que, entre otras cosas, le ha dado la oportunidad de compartir llamativas anécdotas sobre el embarazo de su pequeña Stormi, quien acaba de cumplir su primer año de vida.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Kylie (@kyliejenner) el

Como era de esperar, una de las preguntas que ha tenido que contestar hace referencia a los antojos que 'sufrió' durante su embarazo y, en consecuencia, si tuvo que recurrir a su fuerza de voluntad para alejarse de las tentaciones gastronómicas más calóricas.

"No me privé de nada. Cuando estaba embarazada me dio por comer gofres todo el día y aquellos que mejor me conocen saben que nunca me habían gustado los gofres. Los odiaba con toda mi alma y acabé comiéndome tres al día por lo menos", ha revelado durante su encuentro para, justo a continuación, compartir su teoría sobre la conexión entre el sexo del bebé y el tipo de alimentos que le pedía su cuerpo.

"Comía cantidades ingentes de comida, muchísima, muchísima comida. Y por otro lado me di cuenta de que es verdad lo que dice la gente sobre los antojos de cuando tienes una niña, ya sabéis, el contraste entre dulce y salado. Solo me apetecía comer dulce, donuts, helados y cosas por el estilo", ha asegurado en la misma charla.

Otro de los momentos más destacados de su vídeo, y el que le ha llevado a sacar a relucir su lado más poético, va ligado a su convicción de que la pequeña Stormi eligió su propio nombre mientras estaba en el vientre de su famosa madre, algo que la joven sintió en sus entrañas al tiempo que valoraba las diferentes opciones que el padre, Travis Scott, y ella tenían a su disposición. En cualquier caso, Kylie tiene claro que 'Stormi' le sienta como un guante a su hija y que ya no concibe referirse a ella de otra manera.