INSTAGRAM

De calva, ¡nada! Kourtney Kardashian se deja un pastizal en un tratamiento VIP

El drama-calva continúa...

El resto de las mortales nos echamos el pelo para un lado y arreando... 

ROCIO ROBLEDO | CUORE.ES -

Kim Kardashian (38) se quedó de piedra al darse cuenta de que su hermana mayor Kourtney Kardashian (40) sufría un serio problema de alopecia localizada, dicho menos fino: que se estaba quedando calva. En lugar de tratar de explicarle con el mayor tacto posible que tenía una calva en la parte superior de la cabeza, Kim le reveló esa delicada información a bocajarro frente a las cámaras de su popular reality solo para descubrir que la aludida estaba más que al corriente de la situación porque lo notaba al pasarse la mano por esa zona. Un drama, vaya. 

Aunque no esté del todo segura, Kourtney cree que su cuero cabelludo sufrió algún tipo de daño a raíz del peinado que se hizo para asistir a una gala benéfica en febrero de 2018, donde la coleta en cuestión le estiraba tanto el pelo hacia atrás que en los días de después tuvo una especie de bulto en la coronilla. 

Es que vaya coleta parfavar... 



Por suerte para ella, su familia cuenta con los medios (los dineros) y los contactos suficientes para lidiar con casi cualquier 'emergencia' en materia de belleza y, pese a que no siguió el consejo de Kim, que le recomendó acudir cuanto antes a urgencias, sí concertó una cita con un especialista que le ha recomendado recurrir a inyecciones de plasma rico en plaquetas.

No se corta ni un pelo para deshacerse de su calva. 



"Hoy voy a someterme a un tratamiento conocido como PRP (plasma rico en plaquetas). Básicamente, te sacan sangre, centrifugan la muestra y utilizan tu propio plasma para crear inyecciones que me pondrán en la cabeza para que me vuelva a crecer el pelo", explica en un aparte después de hablar con su hermana.

kimkardashian / INSTAGRAM