HBO / IMDb

Si vas al jardín de Kit Harington te vas a encontrar a Jon Nieve

Además de tomates, patatas y cebollas. 

CUORE.ES -

Tras finalizar el rodaje de la octava y última temporada de 'Juego de tronos' y mudarse a la campiña inglesa junto a su mujer Rose Leslie, a quien precisamente conoció durante su trabajo conjunto en la serie de HBO, el actor Kit Harington se ha dedicado en cuerpo y alma a cultivar su pasión por la agricultura y la jardinería en el huerto con el que cuenta su propiedad.

Y para asegurarse de que ningún pájaro trate de arruinar sus cosechas y alimentarse a su costa, el actor británico no ha dudado en instalar un espantapájaros muy peculiar con el que mantener a las aves a raya: nada menos que una estatua del personaje al que da vida en la ficción, el siempre serio y aguerrido Jon Nieve.

Queremos uno a tamaño real.

"Me llevé del set una réplica de mi personaje a modo de souvenir. La he colocado en el jardín y creo que voy a poner un pequeño altavoz a su lado para espantar a los pájaros, que diga constantemente: 'Se acerca el invierno'", ha bromeado el artista de 32 años a su paso por el programa de televisión 'Live with Kelly and Ryan'.

Kit Harington como Jon Nieve en 'Juego de Tronos' | HBO / IMDb

"Me ha dado por plantar todo tipo de vegetales: tomates, cebollas, judías, zanahorias, patatas y cosas por el estilo. La verdad es que a veces me siento muy, muy afortunado en ese sentido. Siempre quisimos vivir en un sitio donde literalmente pudiéramos vivir de lo que plantáramos, y ahora podemos hacerlo", ha añadido en la misma entrevista.

El también protagonista de 'Pompeya' se pronunciaba sobre la misma escultura para bromear, entre otras cosas, sobre lo "narcisista" que le resultaba haberse apropiado de ella y pedir que se la llevaran a casa. En ese momento, sin embargo, todavía no había decidido dónde situarla o qué uso concreto darle.

"Sí, me he quedado con la estatua, la que iba en la cripta del castillo de Winterfell. Hice que me la enviaran a casa y ahora mismo la tengo en la caseta del jardín. Sí, sé que suena muy narcisista y algo triste. No sé qué hacer con ella, quizá la convierto en una fuente o algo similar", explicaba.