SplashNews.com / GTRES

Cinco operaciones en año y medio: la dura confesión de Kim Kardashian

Sinceridad ante todo.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Puede que Kim Kardashian (39) y Kanye West (43) acaben de mostrarnos su posado navideño más discreto hasta la fecha (y no, no lo decimos de manera irónica), pero la socialité sigue dejando claro que ella, por sus seguidores, cuenta todo lo que pasa o ha pasado en su vida. Y es que una de las claves del éxito de las Kardashian es que hablan sin tapujos de todo lo que les pasa. De ahí que Kim haya querido compartir con sus fans una dura historia que cree necesaria contar para que otras mujeres no se sientan solas

Todo tiene que ver con las dificultades que atravesó Kim durante sus dos primeros embarazos. En ambos, la socialité sufrió preeclampsia, una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta, que en algunas ocasiones puede llegar a ser mortal tanto para la madre como para el bebé. De ahí que luego la diseñadora recurriese a la gestación surrogada para continuar ampliando la familia.

Ahora, años más tarde, ha decidido desvelar que tras dar a luz a North, los doctores le diagnosticaron 'placenta acreta'. Esto sucede cuando la placenta se adhiere coon demasiada profundidad en la pared muscular del útero y no saldrá de manera natural durante el parto. 

Aún así, Kim decidió volver a quedarse embarazada y como ha desvelado ella misma, sufrió los mismos contratiempos que con North. Sin embargo, algo que no sabíamos es que después de todo eso, Kim tuvo que someterse a cinco operaciones en año y medio para poder reparar todo el daño interno que ambos embarazos y partos habían tenido en su cuerpo.

Un vídeo en el que Kim se muestra más sincera que nunca y que ha hecho que sus seguidores se sientan un poquito más cerca de ella. De hecho, la socialité ha recibido muchas muestras de cariño tras su publicación. Bien por Kim.