FAMEFLYNET PICTURES / GTRES

Khloé Kardashian ha perdonado a Tristan Thompson

Parece que ya no le tiene 'resquemor'.

CARMEN RAYA | CUORE.ES -

Tras meses y meses de frases 'mindfulness' en Instagram sobre el perdón y la necesidad de superar los miedos y las inseguridades para tener una vida plena y feliz, parece que Khloé Kardashian (35) ha llegado al punto de aplicarse esta filosofía. Que mira oye, nos parece muy bien porque así predica con el ejemplo.

Después de mil y un Stories en el que les lanzaba indirectas tanto a Jordyn Woods como a Tristan Thompson por haberse dado un beso que hizo saltar por los aires la ya frágil relación de Khloé con el jugador de baloncesto, ahora la socialité parece estar en paz consigo misma y con ella. Centrada en el cuidado de la pequeña True Thompson, un reciente comentario sobre sus sentimientos sobre el padre de la niña han hecho que sus seguidores la quieran todavía un poquito más.

Todo sucedió cuando un seguidor de la empresaria subió a Twitter una imagen de True junto a su padre con el siguiente comentario: "Sé que Khloé odia a Tristan, pero ella está empezando a parecerse mucho a él". Unas palabras que llegaron a los oídos (ojos) de la socialité y que no dudó en responder. Atentos.

"¿Por qué querría odiar a alguien que me ayudó a crear semejante ángel? La gente comete errores pero no quiero hacerme daño mientras me recupero del dolor basándome en el odio. Estoy demasiado ocupada criando a mi maravilloso bebé y ganando dinero para mantenerla como para dedicarme a odiar a nadie. La dulce True siempre se ha parecido a su padre. Ella es guapísima", escribía Khloé Kardashian, callando más de una boca. 

¿Significa esto que ha perdonado a Tristan? Pues a ver, queda claro que sí, porque si no ya os decimos nosotros que no hubiese salido en su defensa. Aunque bueno, también hay quien opina que salió en defensa de ella misma y no de Tristan. Sea como fuere, el orden de los factores no altera el producto. Khloé parece querer olvidarse del asunto que la dejó destrozada y nada mejor que empezar por perdonar (o al menos no odiar) al que un día fuese su pareja.