khloekardashian / INSTAGRAM

Delatada por el anillo: Khloé Kardashian podría estar a nada de… ¡La boda!

Cuando el río suena...

HENAR LANGA | CUORE.ES -

La ruptura entre Khloé Kardashian (36) y el padre de su hija Tristan Thompson ha sido una de las más sonadas en los últimos años. Aunque ahora se llevan bien hay que recordar que si hay alguien capaz de convertir un triste desenlace en toda una telenovela son las Kardashian. Pero tras tanto revuelo la pareja podría estar de nuevo comprometida: delatada por el anillo que lleva en el dedo anular...

No es que llevar una joya ostentosa sea motivo de boda en un klan tan excéntrico al que no le falta precisamente el dinero. Probablemente sus joyeros estén repletos de pedruscos. Pero los fans creen que podría ser un regalito del jugador de baloncesto para recuperar aquello que una vez tuvieron: amor.

Todos los rumores se han desatado con las fotografías del 36 cumpleaños que ha compartido la madre de True Thompson en su cuenta personal de Instagram. En ellas aparece con su nueva cara (en serio, es otra persona, aunque eso ya quedó analizado en otro artículo) y con 'el anillaco', compuesta, muy bien acompañada, pero en ninguna de las imágenes para el recuerdo tiene al deportista a su lado.

En fin, mejor que veas la foto en la que resalta la llamativa sortija:

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

💕FAMILY💕

Una publicación compartida de Khloé (@khloekardashian) el

 

La verdad es que hasta que ella confirme o desmienta son todo rumores. Pero los fans no han perdido la oportunidad de comentar el tema del anillo en la propia publicación. Por ejemplo, uno de ellos ha escrito: "¿Podemos hablar de ese enorme pedrusco que lleva en el dedo anular, por favor?". Mientras que otro usuario dice: "Vamos a fingir todos que no hemos visto el anillo en su dedo".

Y si a esto le sumamos que ambos 'celebs' han estado juntitos en la cuarentena cuidando de su hija en común... Pues normal que pensemos que aquí puede haber algo más ¿no?

Aunque, la verdad, después de todo el drama con Jordyn Woods, nos da poca confianza que vuelvan a empezar. El intento podría acabar como el Cristo de la Aurora otra vez.